Llena de paz y amor fue la presentación de Aterciopelados en ‘Rock al Parque’

79 0

En una rueda de prensa ofrecida en compañía de los bunkers  de Chile los Aterciopelados hacia las 730 de la noche saludaron al festival gratuito de Bogotá rock al parque, este año encargados de cerrar la plaza principal de la fiesta del rock, venían cambiados, incluso temáticos portando un overol casi de fórmula uno, casi de mecánico del Restrepo, así azules de los pies a la cabeza y con franjas verdes chillonas y algún letrero en pecho y espalda que anunciaba con gran claridad: “al parque”, tal  y como se llama su canción  del álbum oye de 2006 y de la que según Andrea se haría el video clip esta noche.

Hablaron un poco de todo, de los nuevos músicos que los acompañaban, un poco de la carrera de Héctor, un poco de la de Andrea y las describieron como cosas importantes  que tenían que pasar y ahora el momento era diferente era momento de estar juntos de estar aterciopelados.  

Se describieron así mismos como humanos, como músicos pero sobretodo como grandes amigos quienes habían compartido momentos muy trascendentales para olvidarse y que ahora era precisamente eso lo que los tenía juntos sobre el escenario y sobre sus vidas; de esta manera partieron hacia los interiores de los camerinos ubicados detrás de la tarima principal.

Hacia las 8 de la noche la afluencia en la plaza principal del parque era concluyente, la impaciencia de la gente se leía fácilmente en los ojos y empezaban a dar muestras de desespero por la hora,  por las nubes aglomeradas sobre sus cabezas y de alguna manera sobre su imaginario colectivo en la amenaza de una nueva precipitación atmosférica.

En el momento en que se anunció a la plaza de la salida de la banda bogotana resucitaron los gritos, la inquietud de las miles de almas apiladas a lo largo del corredor de la plaza que durante una hora canto todos los clásicos de la banda, como candela, el estuche, florecita roquera que se hizo sacudir hasta el adoquín del suelo.

El performance de aterciopelados no pudo faltar  un letrero de tránsito de mano en forma de pare que dejaba leer por un lado paz y por el otro amor,  y Andrea enunciando hacia los miles de espectadores “esto es lo que nos hace falta” con el que sólo quería fortalecer el mensaje espiritual, Andrea es así…

Vino también la anunciada canción al parque: “ El rock ya esta acá en el parque,  bellos seres a conectarse, entre hermanos compenetrarse,  una alegre canción cantarte  en el verde regocijarse  el rock ya esta acá en el parque!” He hicieron gala de sus uniformes que causó en la gente un estupor  con la tímida lluvia y una  fusión con el de al lado, con el piso del lugar con el momento que se vivía.

Cuando la escopetarra de César López y la gaita aparecieron en  el escenario el mensaje era claro: tenemos un festival que es nuestro que sirve no sólo para venir a tocar la música que hemos construido bajo el mismo país  y que podemos traer  la música de muchos otros lugares;  sino que con este podemos transmitir conciencia, paz, amor e igualdad, antes un instrumento que sirvió para matar es ahora un instrumento que sirve para encantar sus oídos; no sólo su sonido ha sido modificado sino también su simbolismo. Entonces la música con todo ese poder que tiene puede servir para formar el respeto por el que tenemos al lado y es gracias a rock al parque y a bandas  como aterciopelados que hoy la tolerancia por la diferencia es real.

Texto: Mauricio jimenez

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados