Los niños tambien hacen parte en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá

Del 7 al 23 de marzo se prende la fiesta teatral más grande del mundo y no hay excusa que valga para no hacer parte de ella, mucho menos la edad. Con escenarios exclusivamente dedicados a las marionetas, los títeres, el teatro infantil, la cuentería, una guardería con juegos lúdicos, seis circos, una familia de payasos y una obra llena de pompas de jabón, los más pequeños gozarán de una programación de lujo para compartir en familia. Obras de Colombia, Guinea, Francia, Canadá, España, Suiza y Australia llegan cargadas de maletas de donde saldrán muñecos, fábulas, mundos de fantasía, malabares, sorprendentes montajes y divertidos personajes que abrirán las puertas del XI FITB a los más bajitos de la familia.La programación infantil estará por toda la ciudad, obras de sala, circos, marionetas, títeres, teatro infantil y hasta cuentos para niños, se tomarán los 17 días de Festival, con compañías nacionales e internacionales. Los circos serán la gran atracción de este XI versión, pues por primera vez tendremos grupos de Francia, Canadá, Australia, Guinea y el anfitrión Colombia, que nos sorprenderán con sus grandes montajes. Todo esto sin contar la familia de payasos proveniente de Suiza y las pompas de jabón de “Soap making Sense” de España, que con imaginación, ternura y osadía unirán a la familia en una sola carcajada.

En Ciudad Teatro se realizará la mayoría de la programación para los niños de imaginación grande. Se abrirán tres pabellones para obras de títeres, marionetas y teatro, además de la guardería, una sala de lectura de cuentos infantiles, y presentaciones callejeras de música, danza, magia y cuentería, entre otras. Para empezar dentro de Ciudad Teatro, está la Guardería Infantil, un espacio para divertirse realizando actividades en grupo, conociendo a otros niños y haciendo figuras en origami o pinturas.

En el Pabellón de Marionetas, compañías de trayectoria como Hilos Mágicos, Néstor Mahecha, Don Eloy, Jaime Manzur e Innovación Teatro, moverán los hilos de los personajes de cuentos infantiles de siempre. Así veremos Los tres cerditos, de Innovación Teatro, donde la unión y el amor son mucho más fuertes que la pereza. Esta obra cuenta la tradicional historia de Los Hermanos Grimm, donde tres hermanos cerditos construyen cada uno un refugio, para evitar ser atrapados por el despreciable lobo.

Viajaremos por un mundo de cuentos tan tradicionales como la nueva versión que hace la Academia de Arte Don Eloy, El nacimiento de Pinocho. Aquí, el recordado Gepeto recibe un leño encantado, de donde nace Pinocho, un travieso muñeco que se mete en problemas sin darse cuenta hasta ir a la escuela como un niño de verdad. Las marionetas de Jaime Manzur nos interpretarán Aladino y la lámpara maravillosa. Este personaje que llega desde un lejano país enseña a nuestros visitantes que la ambición no conduce a nada bueno. Aladino es quien con su inteligencia y la sabiduría de su amigo el Genio, destruye el poder diabólico del brujo que quiere apoderase de la lámpara maravillosa.

Hilos Mágicos una compañía de reconocida trayectoria, nos muestra tres de sus obras más representativas. La primera de ellas es la enternecedora historia del Patito Feo. Una pata fea encuentra un huevo del que nace un polluelo muy feo. Esta razón hace que el patito abandone la granja en busca de su verdadera familia. Una historia que nos enseña que las apariencias son engañosas, pues el patito regresa al lado de su madre convertido en un hermoso cisne.

También nos contagiaremos al ritmo de Güepaje! una voz popular del caribe colombiano gracias a la magia de Upar, el diablillo verde del manglar, que nos hechizará con su canto y no nos dejará parar de bailar. Y para cerrar la programación de marionetas, tendremos El tesoro del Dorado una aventura para descubrir el legendario mundo de los Chibchas en Guatavita, pues los espíritus de la laguna nos enseñarán cual es el verdadero tesoro que la tierra guarda para todos nosotros.

En el Pabellón de Títeres, tendremos obras protagonizadas por animales como Molière y Tartufo del grupo Paciencia de Guayaba, donde dos pequeños caballos, se vuelan de su casa para sentirse libres, sin sospechar la dura vida a la que se enfrentarán cuando un campesino los haga pasar duros trabajos. El montaje de la Compañía Sol o Burbujas nos cuenta una divertida historia que hace parte de la tradición oral de la Guajira. Un conejo que quiere tener La piedra del Rey Zamuro; que se encuentra en las más altas montañas. El conejo debe prepararse para emprender tres difíciles hazañas y conseguir lo que tanto anhela. Igualmente nos divertiremos con las guacamayas de A.E.I.O.A, que danzan aferradas al cuerpo de sus titiriteros del grupo Teatridanza, para enseñarnos a apreciar el lugar en el que vivimos.

Un grupo de animales desplazados, que sufren deambulando por distintos parajes, hasta que con valentía deciden volver y celebrar su reencuentro, organizarán El día de la fiesta, del grupo Taller de los Cacharros. La Escuela de Bellas Artes, de Cali, nos trae a un lobo feroz y muy presumido que mide su popularidad en el bosque de Soy el más fuerte, asustando a sus amigos mas débiles sin sospechar que un dragón bebé no se dejará intimidar por su presencia y le demostrará que su mamá es mucho mas fuerte que él.

De Cali, llega La historia de un desdén, de Esquina Latina, que narra las vivencias de un monito enamoradizo, que sufre por el descuido de sus dientes, pues el amor también entra por la boca. En La piedra del Urubú el Guiño del Guiñol retoma varios cuentos de tradición oral, contados por un solo narrador, un conejo que vive historias fantásticas. Y por último, la Fanfarria de Medellín nos trae El hombre montaña donde se recopila diferentes escenas del viaje de Gulliver, como cuando estuvo en el país de los enanos.

Otra de las opciones en Ciudad Teatro, es el Pabellón de Teatro Infantil, donde con música en vivo, coros pegajosos, coreografías, y hasta la participación del público, se verán personajes caídos del cielo, como el Niño Dios que llega a la obra El niño del helado de chocolate del Grupo Navia Artes Escénicas. Una pieza que nos muestra la manera bondadosa y justa de ver el mundo. La Compañía RT Estudio de Actuación da vida a un espantapájaros persistente en lograr sus deseos y no caer nunca en la frustración, que se apoyará en la magia de un burro que lo convertirá en El espantapájaros que quería ser rey.

También tendremos los cuentos de siempre, como El gato con botas, del Teatro Libre. Una divertida obra donde tres ratas narran la increíble historia de Juan, un niño que tiene un gato valiente que además habla y le ayudará a rescatar a la bella princesa Lila, del hechizo maléfico de Malvolio. También basada en una historia tradicional llega a Ciudad Teatro El flautista de Hammelin, que cuenta la historia de un hombre que encantó a las ratas con su dulce flauta, pero al ver que no recibió recompensa por haber terminado con esta terrible plaga, decide encantar a los niños del pueblo. La Quinta Compañía, de Medellín, nos trae Caperucita y la dulce historia de las papayas, donde Caperucita es engañada por un infame cocinero que la obliga hacer trabajos que no le corresponden, entonces Caperucita regresa a la escuela y a su casa cargada de papayas.

El Teatro Matacandelas, de Medellín regresa la FITB con Pinocho. En esta versión el travieso muñeco de madera se vuela y llega al famoso teatro del Maestro Lorenzini, donde crea un gran revuelo al encontrarse a sus hermanos los títeres. Allí se queda actuando con Arlequín y Colombina, de quien además se enamora, y juntos son llevados como atracción al "Gran teatro de muñecos". Estando en estas, Pinocho se topa con Doña Zorra y Don Gato quienes casi lo roban, dejándolo muy malherido. Pero ninguno de sus nuevos amigos, incluida su Hada Madrina que estaba fuera de la ciudad, acude a su auxilio. Solo su padre Geppeto lo lleva al "Viejo Hospital de Los Muñecos" donde le ocurren las más graciosas aventuras.

El Conde Drácula, el Hombre Lobo, Frankenstein y una Reina joven, bella e ingenua, alienada por la televisión, son los protagonistas de Mis queridos monstruos, la obra de la Fundación Doctora Clown que con humor, ternura, clown e imaginación, hace una alegoría a la creatividad y la lectura.

Cuentos y cuenteros congregarán a los niños alrededor de mundos inventados y creados a partir de historias maravillosas en las que personajes graciosos, tímidos, buenos, malos y hasta espantos les dejarán una enseñanza de cosas comunes de la vida que son difíciles de entender hasta por los más grandes. Y los cuentos de siempre, los clásicos infantiles serán leídos por reconocidos actores y artistas, en una sala aislada del ruido y en la que los niños se sentirán como en casa cuando sus padres les hacen una lectura para ir a dormir.

Circos, payasos y un mundo de jabón

Entrando en la onda mundial del circo sin animales pero con actos deslumbrantes, de mucha música, juego de luces, escenografías, actos arriesgados y cuerpos en constante movimiento; seis compañías incluida una nacional, serán una muy buena opción para que los niños se diviertan y lleven a sus papás de regreso a la infancia.

Ángeles que caen del cielo y desde la torre Colpatria a la Plaza de Toros La Santamaría será lo que veremos en la obra francesa “Caídos del cielo” del Circo da Madrugada. Estos ángeles incluido el arcángel San Gabriel, estarán acompañados de payasos, músicos, contorsionistas, bailarines de hip-hop, trapecistas, equilibristas y malabaristas. Muy cerca de allí, en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán, “Nebbia” del Cirque Éloize, de Canadá, y el Teatro Sunil, de Suiza, combinará teatro, ritmo, canto, habilidad acrobática y circo contemporáneo, con música de violines, acordeones y marimbas. De Guinea llegará “El mono de Saudieu” del Circus Baobab, catalogado como circo étnico que sorprende con precisos movimientos y un respetuoso uso de la cultura guineana, inspirado en una leyenda de la etnia bambara. Desde Australia llegará la magia de Circa con la obra “Bajo la luz de las estrellas que ya no son…”. Una muestra de danza, acrobacia, efectos visuales y música con la compañía que crea un universo que lleva más allá del simple espectáculo, haciendo referencia a los astros luminosos.

La cuota colombiana dentro de este género viene con La Gata Cirko, y su obra “Déjà Vu”. Un espectáculo que fusiona lo real y lo fantástico con una muestra de clown, acrobacia, malabares, técnicas aéreas, teatro y danza. De Suiza llega “La familia Dimitri”, un montaje sencillo pero fantástico en el que una familia de payasos combina diferentes disciplinas de circo y clown. Y para terminar, el estreno mundial de “Soap making sense” de H?O Cía Luis Beviá, de España, donde el protagonista hace bombas de jabón, creando mundos de indescriptibles tamaños, metiendo y sacando diferentes objetos e incluso personas. Una experiencia llena de colores y burbujas.

 

Fuente: Prensa Festival Iberoamerica de Teatro de Bogotá

Otros links relacionados