Maía, vuelve con una propuesta Electrocaribe

Publicado en at 10:03 am
66 0

Después de cuatro años de ausencia, la artista presenta su sencillo ‘Qué será de mí’.

Durante cuatro años, Maía abandonó a su público. Pero no fue por ‘mala mujer’, simplemente el baúl de los ofrecimientos estaba casi vacío y no había mucho material para entregarle a la gente.

Otros artistas, más recargados, aprovecharon la oportunidad y buscaron ocupar el lugar que ella se había ganado dentro de las sonoridades de las nuevas músicas colombianas. Algunos lograron desplazarla y otros se diluyeron en el intento. Aquellos que llegaron a la meta son unos afortunados, porque la cantante caribeña ahora no está dispuesta a sacrificar ni un gramo más de lo que considera suyo.

Maía regresó sin pedir permiso y lo hizo con una propuesta de electrocaribe, con la que espera despertar toda clase de comentarios. Para las opiniones afortunadas está lista y para recibir las críticas descarnadas, también. “Si vamos a la guerra, ahora estoy con todo. Esas canciones las cantaba Rafael Orozco y su viuda me llamó hace poco a decirme que ella sentía que mi voz era como un homenaje respetuoso”, dice esta mujer, cuyo primer registro artístico es un casete que guarda con sigilo su abuela y en el que se alcanza a escuchar una versión libre de Beat it, de Michael Jackson, interpretado por una niña de tres años.

En lo que se parecen Maía y aquella pequeña con ínfulas de cantante bilingüe, es que disfrutan del mar como escenario para la vida. “Las olas no tienen un ritmo exacto, pero en ellas siempre hay armonía. A veces el agua llega más rápido o más tarde, pero siempre es agradable escuchar cuando se aproxima a uno”, comenta la cantante, quien se formó en el bel canto, que aprendió a sacarle provecho a su ronquera con las clases de pop y rock y que siempre le ha destinado buena parte de su energía a descifrar el folclor nacional.

En este abanico de posibilidades se mueve con el mismo carácter espontáneo con el que habla y con la misma desfachatez con la que imita a las grandes divas del jazz, de los clásicos del rock y de la ópera. “La vaina muy seria siempre se vuelve cansona. Yo me caí en el concierto de Juanes en El Campín delante de 40 mil personas y a esa supuesta debilidad le he mamado tanto gallo que ahora es una suerte de fortaleza”, asegura Maía, quien dice que la voz es el único instrumento no temperado que se afina sin oprimir una tecla o tocar una cuerda. Ella, tan solo con una orden cerebral, se apropia de las canciones más representativas de la música tradicional colombiana, del blues o del rock.

Su talento le ha servido para tomarle la medida a cualquier género. Compone, aunque por lo general no interpreta sus creaciones ante el público masivo, baila, tal como lo hacía de niña en el Carnaval de Barranquilla, y canta sin parar. “La relación con el público es como un matrimonio. La gente es el marido y yo la esposa. Nadie hace totalmente lo que quiere. Es un mutuo ceder entre las dos partes para llegar a un engranaje”, asegura Maía, arrepentida por su abandono de cuatro años.

Fuente: Elespectador.com

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados