Martina García, una actriz polifacética

87 2

Nació en Bogotá el 27 de junio de 1981. Desde pequeña ha combinado su carrera de actriz con la de modelo, y ha sido la imagen de ropa juvenil, de marcas como Gas Evolution y Jeans & Jackets. Participó en el concurso Elite Model Look de Klass Model y ocupó el tercer puesto. Hizo cursos en la academia de Paco Barrero Estudio XXI y Alfonso Ortiz, luego viajó y estudió en el Central School of Speech & Drama de Londres, allí aprendió de Vincent Cassel y Ewan McGregor, éste último, actor de películas como Mouling Rouge y La guerra de las galaxias. En Londres vivió la ciudad, pasó mucho tiempo visitando museos y exposiciones, vio en vivo a sus ídolos The Cure y David Bowie y según dijo alguna vez fue allá donde aprendió “a encontrar la belleza en todas las cosas”.

Se inició en la televisión en producciones como Rosas del atardecer, María madrugada, Francisco el matemático, La guerra de las rosas, donde interpretó a Caperuza, una adolescente incomprendida, papel que además le valió la nominación a un premio India Catalina en la modalidad Mejor actriz revelación y otra más en los premios TV y Novelas en la misma categoría, en el año 2000. Estando en Edimburgo, recibió por correo electrónico el perfil de Rita y tres escenas para la audición de Amor a la plancha (2003), envió su propuesta y en marzo ya estaba grabando la telenovela que fue dirigida por Mario Ribero y que le permitió evolucionar y consolidarse en el mundo de la televisión. Luego trabajó en la exitosa serie La saga.

Su entrada al cine fue en la cinta Perder es cuestión de método (2004), del director Sergio Cabrera, donde encarnó a Quica, una joven prostituta de 18 años. Luego llegó la oportunidad en Satanás (2007) del director Andi Baiz, donde interpretó a Natalia, la alumna de inglés que Eliseo asesina a puñaladas. Cuando recibió el guión de manos del director Andy Baiz lo leyó de inmediato, pero esa noche no pudo dormir, quedó impresionada. No dudó en aceptar el papel y se puso en la tarea de conocer un poco más de la famosa historia de la matanza de Pozzetto. Se sintió muy bien trabajando con Baiz y con Damián Alcázar, actor de amplia experiencia.

Viajó a México donde estuvo por dos meses, en la zona costera de Michoacán para rodar la película que en un principio se llamó Tierra de tigres, y su título final fue Amar a morir (2009), ópera prima de Fernando Lebrija, co producción colombo – mexicana que protagonizó haciendo el papel de Rosa una joven de exótica belleza que se enamora de Alejandro Vizcaíno, el heredero de un imperio bancario de Ciudad de México. La experiencia le encantó, la playa fue su gran compañía y como dijo, “dormía arrullada por la voz del mar”. La película ganó el Nueva Vision Award a Mejor Película en la Sección Latin Cinema en el pasado de Festival de cine de Santa Bárbara y será la película que clausure el Festival Internacional de Cine de Cartagena este fin de semana.

Fuente: Pantalla Colombia

Otros links relacionados

Comments are closed.