Melanie Griffith vuelve a un centro de rehabilitación para salvar su matrimonio con Banderas

Oficialmente, la actriz Melanie Griffith ha vuelto a un centro de desintoxicación para “reforzar su compromiso con permanecer saludable, dentro de un plan rutinario”, según su publicista, pero algún medio norteamericano cree que el motivo sería la petición de su marido, el actor español Antonio Banderas, para que definitivamente deje el alcohol y salven así su matrimonio. La protagonista de cintas como “Algo salvaje”, “Two much” o “Armas de mujer”, que acaba de cumplir este mes 52 años, tiene una larga trayectoria de adicciones hasta ahora felizmente resueltas… al menos en apariencia.

Dos previos ingresos en centros especializados, en 1988 por problemas con el alcohol y la cocaína y en 2000 por adicción a los analgésicos tras un accidente muestran que el equilibrio psicológico de la actriz ha sido puesto a prueba. Sin embargo, después de tumultuosas relaciones sentimentales anteriores, Griffith parecía haber recuperado autoestima y apoyo gracias a su vida familiar con el malagueño Banderas.

Este -afirma la revista Star- habría dado ahora un ultimatum a su esposa, que en los últimos años se ha visto abocada a papeles de artista invitada en series de televisión, para que ingresara en una clínica de rehabilitación, como medio para mantenerse juntos. “La razón por la que Melanie ingresó en la clínica es que su marido le ha exigido que se mantuviera ‘limpia y sobria'”, según declaró a The Star una fuente cercana a la familia. “Le dijo que si no lograba la ayuda que necesita, su matrimonio podría terminar […]. Está trabajando con varios consejeros para recuperar el control de sus demonios”, dice una supuesta fuente próxima a la familia Banderas a la publicación.

“Melanie está luchando, pero Antonio sigue su evolución y mantiene todo el contacto que le permiten con ella para asegurarse de que pone los pies en la tierra”, añade otra persona anónima en Star, antes de comentar que sin el apoyo del actor, director y productor malagueño, “honestamente creo que Melanie estaría muerta”.

Banderas y Griffith se conocieron en el rodaje de la comedia de Fernando Trueba “Two much”, y se casaron en 1996. Entonces, sectores sin muy buena intención de la prensa española dijeron que su boda era una maniobra publicitaria y una fórmula para que el español sonara más en Hollywood, pero el transcurso del tiempo y la llegada de su hija Stella del Carmen han venido a demostrar que entre ellos hubo y hay un amor real.

Fuente: DentroCine

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados