Michelle Rouillard se desnuda para una revista y habla del reinado

A menos de un año de haber entregado el título de Señorita Colombia, Michelle Rouillard, posó totalmente desnuda para la revista Soho, en la que no sólo dejó entrever que es una mujer bellísima, sino que habló sin censura sobre el certamen que le dio fama, pero no fortuna…

¿Por qué una mujer bella, inteligente y reconocida a nivel mundial tendría que posar totalmente desnuda? A decir de Michelle Rouillard porque quiere retomar su carrera como modelo, aunque para ello haya decidido hacerlo totalmente desnuda, acción que muchos pueden criticar, pero que a la ex Señorita Colombia le dejó un buen sabor de boca.

En entrevista con dicha publicación, Michelle Rouillard dijo no estar preocupada por las críticas que recibirá tras su sexi pose, ni por lo que pueda decir Raimundo Angulo, director de Señorita Colombia, a quien le debe gran parte de su fama, pero quien pagó con creces mientras duró su reinado.

“Las reglas son las reglas”

Soho no dudó en preguntarle a Michelle sobre su pasó por Señorita Colombia y a decir de la universitaria: “En realidad, lo que más trabajo me costaba era aguantar los regaños en caso de que uno no contestara el teléfono. Me decían: ‘Si usted se va a arreglar las uñas y va a estar incomunicada, nos tiene que llamar a decir que se está arreglando las uñas’. No contestar el teléfono era realmente algo grave. Me tocaba entrar el celular al baño. Y eso eran sábados, domingos, festivos, las 24 horas tenían derecho de llamarme. El celular ya me causaba pesadillas”.

También recordó el regañó más fuerte que recibió por parte de Raimundo Angulo. “Un día por teléfono me dijo ‘Tú no eras nadie antes del reinado, no eras nadie’ y lo repitió tres veces, no sé si lo hizo a conciencia pero considero que ese tipo de comentarios hacen sentir mal a cualquiera”.

El hecho de contar con el título de Señorita Colombia es sinónimo de comodidad, elegancia, viajes y placeres. Sin embargo, Michelles no conoció nada de ellos y la primera desilusión llegó cuando se enteró que la organización no contaba con un hogar donde refugiarla durante su año de reinado, por lo que tuvo que vivir en casa de unos tíos.

Si bien es cierto que el hecho de ganar la corona la hizo merecedora de una módica cantidad de dinero, también lo fue que ese dinero lo tuvo que invertir en su cambio de imagen, zapatos y vestidos, porque la organización no respalda caprichos.

“Por ejemplo las cuatro finalistas tienen que usar durante todo el año la misma ropa que les dieron en Cartagena. No les dan más. Esos vestidos y esos zapatos no quedan sirviendo para nada. Yo como Señorita Colombia de vez en cuando contaba con más ropa, pero las finalistas no. No hay un patrocinador, al que tanto la Señorita Colombia, como las finalistas puedan acudir para hacerse las uñas o arreglarse el pelo. No hay dónde hacerse un masaje, algún tratamiento para la piel. Suena caprichoso, pero no olvides que el cuidado de la belleza en ese oficio es el centro de la profesión, no en vano se llama Reinado de la Belleza. Y ellos no asumen nada. Todo el asunto cosmético le toca comprarlo a uno de lo que se gana. Y ¡ay! de no estar divina e impecable, porque todo el mundo se le viene encima, comenzando por la organización”.

Esta podría parecer para muchos una entrevista llena de reproches, pero como bien señaló Michelle Rouillard nadie la obligó a nada, ella simplemente quiso hacer realidad su sueño de convertirse en Señorita Colombia, pero no todo lo que rodea al afamado concurso es como lo pintan.

Fuente: Radio Santafé

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados