Miranda y su música electropop es el ícono de la cultura gay

220 0

Al contrario de lo que se cree, los integrantes de Miranda no hacen rock ni son homosexuales.  Miranda es una banda de electropop argentina que evitó caminar los senderos de los grupos de baladas y, a pesar de hacer pop, decidió recorrer el mismo circuito de los roqueros. Se convirtió en un icono de la cultura gay.
Ellos se trasforman en personajes de ficción. Para su espectáculo, Alejandro es Ale (voz),  Juliana es Juli (voz), Leandro es Lolo (guitarra) y Nicolás es Monoto (bajo). "Siempre elegimos ponernos algo especial, es una manera de vestir el escenario cuando no hay escenografía. Somos personajes y actuamos en la parodia del pop", comenta Alejandro Sergi, director de la agrupación.

Por su maquillaje, las letras románticas de sus canciones y su vestuario de colores fuertes se han convertido en heroicos personajes de la cultura Lgtb (Lesbianas, Gay, Bisexuales y Travestis). "Es bastante lógico porque, aunque somos heterosexuales, estamos abiertos a la orientación sexual y no restringimos la de nadie. Además, estamos influenciados por el electropop, un género de tradición gay. Imitamos a otros como David Bowie o Pet Shop Boys, porque nos gusta su estética y no nos molesta que la gente no nos entienda".

Este revuelto de Abba, Prince, Mecano, Pimpinela y Kiss se originó cuando el grupo comenzó a llevar el apellido de Osvaldo Miranda. "Nuestro nombre es un tributo a un célebre actor de los 60", explica el director de la agrupación, quien antes era operador de sonido, mientras que Juliana Sofía Gattas Grecia (sí, así se llama) atendía un almacén, Nicolás Alfonso Grimaldi se dedicaba a la dirección de arte y Leandro Martín Fuentes era comandante a bordo de vuelos. Hasta que con bajo, guitarra y voz, porque no conocían un baterista, se dieron a conocer en las pistas de baile underground de Buenos Aires.

Tocaban en bares, teatros y fiestas donde los invitaban. "La primera vez había 80 personas en el lugar y supimos que éramos buenos cuando repetimos y volvieron a vernos. Luego seguimos la ruta de las bandas nuevas que tenían posibilidades de trascender", comenta Sergi.

Recuerda que cuando decidieron dedicarse a la música, Argentina no era el país que más apoyara a los artistas. Las noticias de política copaban los diarios y no le dejaban espacio al entretenimiento. Era la época en la que el presidente De La Rúa se retiró y la gente protestaba en las calles. Al mismo tiempo, Miranda sacaba ‘Es mentira’, su primer álbum. "No queríamos recitar la realidad como si fuéramos un noticiero, por eso hacíamos música de baile y hablábamos de amor", aclara el director.

Había otros grupos que, al igual que ellos, ensayaban en garajes y se presentaban en bares como Entre Ríos, Capri y Adicta, pero los cantantes consagrados se fijaron en Miranda y eso les dio el impulso para dejar la escena local.

Gustavo Cerati conoció su música en la peluquería Rojo, el centro estético de un reconocido melómano que agrupa a las estrellas argentinas. Mientras les corta el pelo, les muestra nuevas propuestas. Luego se los encontró en el escenario. Cantaron juntos temas del primer álbum de Miranda, y también Tu cicatriz en mí, canción de Cerati.

Otro día, Charly García se subió en la tarima para improvisar I touch myself, de The Divinyls. Con su segundo disco llegó la fama: salían a la calle y la gente los reconocía, les enviaron cartas y, como pensaban que eran gay, los hombres se les tiraban.

Un comienzo diferente

Las bandas de pop usualmente son el resultado de un visionario productor que junta músicos y los pone a cantar temas pegajosos. Pero como Miranda se salía de este molde y, en realidad, no cabía en ninguno, no les importaba participar en los festivales de rock como Kill Me Rock y Pepsi Music. "La parte roquera es nuestra propia actitud. Tenemos guitarras distorsionadas y no todos nuestros temas tienen pulso discotequero. Además, recorrimos el camino de las bandas del género como Los Ratones Paranoicos", aclara.

Tienen canciones como Perfecta, que suenan con fuerza, pero sus temas son más que chispun adherente. "Queremos reflejar parte de nuestras vidas y que sea una creación nuestra. Así es nuestro pop", asegura.

Hace unos años, se presentaron en Rock al Parque en Bogotá y están de gira de nuevo. Después de sus conciertos en República Dominicana, México, Argentina y Chile vuelven a Colombia mostrando los temas de sus anteriores producciones y algunos nuevos del disco compilado que sale este año.

Fuente: El Tiempo 

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados