Mónaco se engalana para la boda del Príncipe Alberto y Charlene Wittstock

Calles y monumentos engalanados con la bandera del Principado; agentes de seguridad en alerta para evitar cualquier problema y más de 600 periodistas acreditados para cubrir al detalle la segunda gran boda real del año.

harlene Wittstock y Mónaco ha comenzado a engalanarse. La bandera del Principado ya ondea por las calles y los monumentos más emblemáticos están siendo adornados con sumo gusto. La iluminación del Casino de Montecarlo y de la Ópera de Garnier es espectacular y al Palacio Grimaldi, donde los novios reales se darán el “sí, quiero”, le están dando los últimos retoques. Mónaco está ansioso por casar a su soberano y las tiendas adornan sus escaparates con los souvenirs oficiales de la boda.

Pero un enlace de estas dimensiones, se casa el soberano de los monegascos, no el futuro heredero o el heredero del heredero, conlleva unas fuertes medidas de seguridad. Según informa la página oficial del enlace, “se movilizará a todos los agentes de policía del Departamento de Seguridad Pública y al personal de Palacio”. En total, 521 agentes trabajarán para que ningún incidente empañe este histórico momento y para que todos los Jefes de Estado disfruten sin problemas de las celebraciones.

El príncipe Alberto está supervisando todos y cada uno de los detalles de su próxima unión. De hecho, se ha involucrado de manera muy cercana en las negociaciones de la puesta en escena mundial de su boda. Tras una convocatoria de licitación, el Palacio de Mónaco eligió a la productora francesa R & G para retransmitir en riguroso directo la ceremonia civil y religiosa. Además, esta productora ofrecerá gratuitamente la señal internacional a las televisiones de los cinco continentes que lo hayan solicitado.

Jerónimo Revon, actual director de la productora, ha señalado que el patio principal del Palacio Grimaldi “ofrece millones de oportunidades para esconder las cámaras a través de las ventanas. Será todo muy sutil y mucho más fácil que si la boda se hubiera celebrado en la catedral de San Nicolás”. Aunque faltan tres semanas, Revon dice que tendrá tres o cuatro operadores de cámara y que para no interferir en la ceremonia una cámara a control remoto grabará a los novios.

Aun así ciertas cadenas, como es el caso de la alemana ZDF, desean tener su propia cobertura. De hecho, está haciendo un seguimiento exhaustivo a la pareja real. Hace un mes, Alberto y Charlene concedieron una entrevista en la que revelaron su deseo de tener hijos pronto y ahora, la futura soberana de los monegascos en solitario ha hablado sobre la fiesta que van a celebrar con 200 invitados en el exclusivo hotel Oyster Box de Durban, Sudáfrica, una semana después de su enlace civil y religioso en Mónaco. Además, la ZDF ha preparado un documental sobre la vida del príncipe Alberto que se emitirá en dos partes el jueves 24 y el sábado 26 de junio. Y si todo este despliegue puede parecer exagerado, Revon ha confesado que tienen previsto para el gran día una estudiada cobertura: “Comenzarán a emitir muy temprano y están pensando en colocar cámaras a la salida de los hoteles para grabar a todos los miembros de la realeza”.

Según informa el diario Nice Matin, más de 1.5000 periodistas viajarán a Mónaco para cubrir el evento aunque solo 600 han conseguido acreditación. Conscientes de la gran expectación que está provocando su boda, Alberto y Charlene han invitado a los periodistas acreditados el jueves 30 de junio a las siete de la tarde a una conferencia de prensa especial seguida de una agradable velada en el lujoso Hotel Meridien.

Fuente: Lapatilla.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados