Murió J.D Salinger el escritor de ‘El Guardián entre el Centeno’

Publicado en at 28/01/2010
82 0

Murió en New Hampshire a los 91 años, reportó su agente literario, Phyllis Wesberg.

La muerte le sobrevino este miércoles por causas naturales en su casa de New Hampshire, donde permaneció retirado del mundo las últimas cuatro décadas, pero no se conoció hasta que hoy su agente literaria, Phyllis Wesberg, informó por medio de un comunicado.

Salinger, de 91 años, “no sufrió ningún dolor en el momento de su muerte”, dijo la representante en un comunicado de prensa. El escritor se había roto una cadera el pasado mayo y se había recuperado bien, pero su salud se deterioró a principios de año.

“El guardián entre el centeno” (The Catch in the Rye, 1951), convertida en un emblema de la rebeldía de los años 50 y 60 y considerada ahora un clásico de la literatura estadounidense, no solo catapultó a la fama a este autor nacido en Nueva York el 1 de enero de 1919, también le trajo problemas judiciales en los últimos meses de su vida.

Salinger demandó en 2009 al sueco Fredrik Colting, quien con el seudónimo de “J.D.California” publicó una novela titulada “60 Years Later: Coming Through the Rye” (“60 años después: recuperándose del centeno”), que pretende ser una secuela de “The Catch in the Rye”.

Un tribunal federal le dio la razón a Salinger, quien alegó que se estaban violando sus derechos de autor, y prohibió su venta en Estados Unidos, aunque Colting apeló la decisión en julio pasado.

Salinger se vio envuelto en otras tramas judiciales a lo largo de su carrera y recurrió a los tribunales en 1982 para impedir que una revista publicara una entrevista falsa, mientras que en 1987 luchó para prohibir la impresión de una biografía que no había autorizado.

En los noventa, el solitario escritor volvió a ocupar la atención mediática por la publicación de los libros de memorias escritos por su ex amante Joyce Maynard y su hija Margaret Salinger.

Como dijo hoy su representante, Salinger siempre defendió “su privacidad a toda costa”. Los últimos 40 años los vivió en reclusión voluntaria en su casa de Cornish, en New Hampshire (nordeste de EE.UU.).

El autor se decantó por la soledad y sus apariciones y declaraciones públicas eran escasas. Desde junio de 1965, cuando publicó “Hapworth 16, 1924” en la revista The New Yorker, Salinger no puso su firma en ningún otro trabajo literario y tampoco concedió entrevista alguna desde 1980.

La familia de Salinger, señala el comunicado divulgado hoy por su agente literaria, “pide respeto hacia él, su trabajo y su privacidad, así como la de la familia, en términos individuales y colectivos”.

“Salinger subrayó que estaba en este mundo, pero no era parte de él”, dijo la representante, que también señaló que su espíritu está con su familia “y con aquellos que él amaba, independientemente de que fueran figuras históricas, religiosas, amigos personales o personajes de ficción”.

Al autor “le echarán de menos los pocos que consideraba cercanos y los muchos lectores que amaban su escritura”, afirmó.

“El guardián entre el centeno” tiene como protagonista a Holden Caulfield, un adolescente rebelde que narra sus experiencias quijotescas por la Gran Manzana.

Las aventuras de Caufield, la descripción de la alienación que el personaje sufre y la pérdida de inocencia de los adolescentes y su paso a la vida adulta han atraído a numerosos lectores de todo el mundo. De la novela se venden anualmente unos 250.000 ejemplares.

Salinger, que afirmaba que escribía sólo para sí mismo y por placer, publicó su obra más conocida a los 32 años, aunque escribía desde la secundaria y después publicó algunos escritos durante la década de los cuarenta y al término de la Segunda Guerra Mundial.

Revistas como Story, Saturday Evening Post, Esquire y New Yorker publicaron en la década de los cuarenta sus primeras historias cortas, como “A Perfect Day for Bananafish” (1948).

Salinger, que participó en el desembarco aliado en Normandía en 1944 y durante sus primeros meses en Europa escribió algunos cuentos, consideraba a Ernest Hemingway, a quien conoció en París, y a John Steinbeck como escritores de segunda categoría, pero siempre expresó su admiración por Herman Melville.

En 1953 publicó una colección de cuentos cortos “Nine Stories”; en 1961 otra novela “Franny and Zooey”, y en 1963 una colección de novelas cortas “Raise High the Roof Bean, Carpenters and Seymour: An introduction”.

Fuente: El Tiempo

Comments are closed.