Música y poesía serán una con Pedro Guerra

El español cantará un repertorio que irá desde Golosinas (1995) hasta Versiones Vol.1 y Vol.2 (2010).ntimo, pasional, nostálgico, y esperanzado, como siempre.

Así sonará Pedro Guerra esta noche a partir de las ocho en el Teatro Pablo Tobón Uribe, al volver a Medellín tras largos cinco años de ausencia.

Con la guitarra en una mano,  y con el corazón en la otra,  el español cantará esas canciones que le han abierto un lugar en la historia de la música iberoamericana y que,  gracias a su perfección musical,   y la casi dolorosa intimidad,  verdad y emoción de sus letras,  son entonadas una y otra vez por sus seguidores en todos los rincones del mundo.  Contamíname, El marido de la peluquera, Deseo, Daniela y Debajo del puente, entre muchas otras.

Pero no sólo sus clásicos harán parte de su repertorio esta noche, lo serán también los clásicos de Latinoamérica, como Alma mía, Esta tarde vi llover, Zamba para no morir, Como dos extraños, Alfonsina y el mar, Piensa en mí, y otras, que hacen parte de su más reciente producción musical, Versiones.

EL MUNDO habló con el artista, entre otros asuntos, sobre el concierto de esta noche, que desde ya, se augura como inolvidable, además de muy bello.

¿Qué vamos a poder ver los medellinenses de Pedro Guerra en el recital que ofrecerá esta noche?

Bueno, básicamente voy a presentar mi último trabajo, Versiones, que consta de dos volúmenes. El primero es Alma Mía y el segundo; Contigo a la Distancia, que son recopilaciones de clásicos del cancionero latinoamericano, que intercalaré con parte de mi repertorio habitual, de lo que la gente más conoce.

A propósito de este disco, Versiones, que es sin duda un muy bello homenaje a la música popular latinoamericana, ¿cómo fue su proceso de selección de las canciones que lo conforman, y en general, como surge la idea?

Bueno, en realidad era algo que tenía en mente desde hace mucho tiempo. Quería hacer un homenaje a las canciones que más me gustaban y que de hecho forman parte de la música con la que yo crecí, de canciones que escucho desde niño. Entonces un poco me dejé llevar, recordando canciones que han formado parte de mi vida, y así se hizo la selección.

Considera usted que dado el contexto actual del mundo, a nivel político, económico, y social, ¿sigue existiendo un suficiente espacio para la poesía, la canción social y la música de autor?

Sí, el espacio para las cosas los hacen las personas, y en la medida en que hay personas interesadas en determinadas cosas, van creando ese espacio. Desde la parte que me toca, creo que hay un espacio para la música social y para la poesía, aunque haya mucha gente que está muy distante de estas cosas, pero podemos decir que no es todo el mundo.

En ese sentido ¿cuál ha sido la fórmula de Pedro Guerra para mantener ese espacio abierto y para seguir seduciendo a generaciones y traspasando fronteras con su guitarra y sus letras?

Yo no lo sé muy bien. Yo pienso que no existe una fórmula para las cosas, en todo caso, la mía ha sido creer en mi música, componer mis canciones y cantarlas, y por momentos se han ido dando contextos apropiados que ha permitido poner mis canciones en contacto con el público que estaba deseoso de escuchar algo como lo que yo hago.

Además de Silvio Rodríguez, Fito Páez y Caetano Veloso, de quienes ha dicho usted que han influenciado su música, ¿a quién escucha Pedro Guerra y a quien vale la pena escuchar?

Yo escucho de todo un poco, por momentos escucho a los de siempre, a Serrat, a Silvio, la música brasilera, argentina, pero también la música africana, y las músicas tradicionales mezcladas con nuevos sonidos.

¿Que hay en el Pedro de hoy, ya esposo, ya padre y ya musicalmente muy consolidado, del Pedro de Canarias que tocaba su guitarra en pequeños bares de la Isla española?

Pienso que queda todo en esencia. Desde que empecé a cantar con 14 años he sido la misma persona, el mismo cantante, el mismo compositor.

Pasan los años y ciertamente hay una acumulación de experiencias a la vez que hay mayor madurez. Más que un cambio es una adquisición de más cosas.

Finalmente háganos una invitación para el recital de esta noche. Para los que lo conocen y para los que no.

Bueno, este es un concierto en el que estoy solo con mi guitarra. Es para todas las personas a quienes les guste disfrutar de un concierto íntimo, donde se escucharán letras que hablan del amor y de las cosas sociales mezcladas con canciones que nos suenan a todos como parte de nuestra educación sentimental. Pienso que un momento para disfrutar de algo así es el concierto de esta noche.

Y algo más antes de que se vaya ¿está trabajando ya en una nueva producción?

Todavía no. A la vuelta en septiembre es que empezaré de nuevo a trabajar.

Fuente: Elmundo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados