Natalie Portman con Black Swan, dió inicio al Festival de Venecia

Lejos de los papeles de protagonista bonita, buena y dulce, se inició ayer la prestigiosa cita anual del cine con la proyección de “Black Swan”, de Darren Arronofsky.

Comenzó ayer el Festival de Cine de Venecia con la esperada película “Black Swan”, un oscuro drama psicológico protagonizado por Natalie Portman que incluye unas candentes escenas de besos con la actriz Mila Kunis.

Portman interpreta a una bailarina que finalmente logra ser la estrella de su ballet pero pierde la noción de la realidad conforme aumenta la presión y con la llegada de una nueva y bella rival desata una ola de celos obsesivos y liberación sexual.

Una tórrida escena de sexo entre las actrices y elementos de violencia y horror hacen que la película se aleje de los papeles de chica buena a menudo asociados con Portman.

“El director,  Darren  Aronofsky  me habló sobre esta escena (de sexo) en nuestra primera reunión hace ocho años”, dijo la actriz a periodistas en el festival tras una exhibición de prensa de la película.

“La describió como: ‘Vas a tener una escena de sexo contigo misma’ y pensé que era muy interesante porque esta película es en muchos modos una exploración del ego de un artista y una especie de atracción narcisista hacia ti mismo y también de repulsión”, agregó.

Aronofsky ganó el máximo galardón de Venecia -el León de Oro a la mejor película- hace dos años con “The Wrestler” y dijo que hay similitudes entre ambas. “Cuando comencé a pensar sobre ‘Black Swan’ tras ‘The Wrestler’ las veía muy relacionadas entre sí”, dijo el cineasta de 41 años.

“Cuanto más estudiaba el mundo del ballet, en realidad comenzaba a ver todas estas similitudes con el mundo de la lucha: en ambos casos se usa el cuerpo de una manera física extremadamente intensa”, agregó.

El actor francés Vincent Cassel, que interpreta al director del ballet, se preguntó cómo a alguien le puede gustar adentrarse en el mundo de la danza. “Creo que si quieres ser bailarín tiene que ser por vocación. Es como ser un cura, en realidad, porque trabajas tan duro, trabajas todos los días, duele muchísimo y no ganas dinero. Así que no creo que sea algo que uno debería hacer”, dijo.

“Black Swan” dio inicio así a esta prestigiosa cita anual de cine en el Lido, donde estrellas, aficionados y periodistas se congregarán durante los próximos 11 días.
Fuente:Adnmundo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados