El Papa Francisco sigue dando ejemplos de su nobleza, en esta ocasión pidió que la renovación de su documento de identidad argentino, no tuviera alguna clase de prevenda y que se realizara bajo el trámite de cualquier otro ciudadano argentino.

papa-int

El ministro del Interior argentino Florencio Randazzo, dijo que el Papa pidió no gozar de ningún privilegio a la hora de renovar su tarjeta de identificación y su pasaporte, y que por lo tanto el proceso administrativo se llevó a cabo de manera ordinaria.

Jorge Mario Bergoglio aseguró que quiere viajar alrededor del mundo como un ciudadano argentino “común y corriente” y no como un ciudadano privilegiado de la Ciudad del Vaticano. Como es común dentro de las peticiones del Sumo Pontífice, dijo que quería pagar de su bolsillo el cambio de documentos que tienen un valor aproximado de 60 dólares.

El trámite se realizó en el Vaticano a través de funcionarios del consulado argentino, que le tomaron las fotos y las huellas al Papa para la expedición de la documentación actualizada. Para el gobierno argentino, es un gesto de bondad de Bergoglio, pues el Santo Padre recibió un pasaporte expedido por el Vaticano, días después de su posesión en el trono de San Pedro.

Via Las2orillas

Otros links relacionados