«Nunca me consideré el Cuarto Soda»: Daniel Melero

171 0

Esta es una de las notas que siempre quise hacer, quizás cualquier fan del rock argentino de los 80s y 90s hubiera querido estar en mi lugar en ese momento: Entrevistando al autor de “Trátame Suavemente”. Sabía que Daniel Melero era un referente de todo lo que pasó en esa época, que es uno de los influenciadores de los grandes músicos de esta parte del continente, y no solo me encontré con eso, sino también con una gran persona, con alguien que a sus 46 años sabe por qué hace lo que hace, con un músico eternamente inquieto, un explorador del pop.Daniel Melero es uno de los pocos músicos que puede jactarse de haber trabajado con las dos bandas que marcaron época e incluso rivalidad absoluta en Argentina en las dos décadas anteriores como lo fueron Soda Stereo y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, además de decenas de colaboraciones en trabajos de músicos de la talla de Babasónicos, Todos tus muertos y otros varios, ahora quiere trabajar con Calamaro y sigue haciendo exploraciones muy personales y arriesgadas como siempre en sus trabajos como solista, es un músico de avanzada aunque su fuerte no sea el canto y siempre está haciendo algo interesante, como lo fue la organización de los “Encuentros de Desaprendizaje” que reunían aquí en Buenos Aires gente inquieta para disertar sobre diferentes temas y llegar a conclusiones inesperadas.

“Tenía la reunión pactada con Daniel para las 12 del día en su departamento de la calle Libertador, llegué un poco temprano por lo que hice algo de tiempo mientras llegaba la hora de timbrar. En ese lapso llegó el con su mujer, lo saludé tímidamente y se disculpó por la “tardanza” que realmente no era tal, pues aún faltaban 5 minutos para las 12, me invitó a seguir con él al departamento mientras se acercó una persona que trabajaba en su edificio para preguntarle por una entrada para el partido Boca-River que se llevaba a cabo en esos días. Daniel muy amablemente le dijo que iba a hacer lo que se pudiera aunque era difícil, pero me di cuenta de que Daniel no es una persona que mire a nadie por encima del hombro, ni siquiera a mi. Ya en su departamento me sugirió que hiciéramos la entrevista en su “oficina”, yo asentí, entonces salimos de su departamento y fuimos a “la barra de los amigos” un pequeño café restaurante que queda en la misma cuadra de su edificio. “Vas a ver que tienen mi mesa desocupada”, así fue, y me explicó que esa era su oficina, que allí pasaba buena parte del día y en efecto todos lo conocían, me sugirió que almorzáramos una cazuela de pollo con papas a la española que era una de las especialidades, yo asentí de nuevo (y no me quejo porque estaba buenísima) e iniciamos la entrevista:

Juan: A vos en Colombia se te tiene de cierta forma como “El cuarto soda” gracias a tu presencia en importantes momentos de la historia de ellos, desde “Trátame suavemente”, y luego pasando por colaboraciones en “Canción Animal”, “Dínamo”” incluso “Colores Santos” en épocas en las que aún Cerati no había dejado Soda, ¿Cómo describirías la relación que tuviste con ellos en todo ese tiempo?

Daniel: Yo nunca me consideré el cuarto soda porque para mí Soda Stereo eran tres, lo que creo es que justamente lo interesante es que yo era de afuera, lo interesante de nosotros era la diferencia, y por eso es que me llamaron. Desde sus orígenes estuvimos en contacto.

J: ¿Y cómo nació esa relación?

D: Surgió naturalmente, nos conocimos con los chicos en la escena Under de comienzos de los 80s acá en Buenos Aires, inclusive creo que yo les conseguí alguno de sus primeros shows.

“En ese momento llegó la chica que nos atendía para decir que no había agua fría, Daniel asintió y dijo que no había problema, además de lo cual le dijo textualmente a la chica: “¡Está buena le remera esa de Pokemón!”, en alusión a la camiseta que vestía la chica, yo pido un cenicero y continua la conversación”

D: “así que yo creo que nunca fui el cuarto Soda, creo que de todas maneras siempre se me trató en el grupo con mucho interés, con mucho respeto, se me llamó para disentir y para aportar y traté de hacerlo.

J: ¿Cómo surgió la idea de Colores Santos?

D: Lo que ocurrió es que ya en la etapa de “Canción Animal” Gustavo y yo estábamos componiendo juntos, es mas, mucho material de “Canción Animal” lo conocieron Charlie y Zeta después que yo, este, y bueno, había como un material ahí que excedía el formato de Soda, que excedía el mío y que excedía el de Gustavo, y bueno” naturalmente hicimos ese disco. “¡es mas!, a mi el disco de los que hice con Soda que menos me gusta es “Dínamo”, aunque se que es un disco que la gente lo valora mucho, pero a mi me parece que uno de los problemas de “Dínamo” es que es como Soda tratando de hacer “Colores Santos II”, hasta literalmente hay temas sobrantes, que no pusimos en “Colores Santos” y que se transmutaron para “Dínamo”.

J: ¿Se puede saber qué temas?

D: ¡No me acuerdo! Porque te digo, yo “Colores Santos” debe hacer doce años que no lo escucho, y “Dínamo” creo que nunca lo oí entero, o sea, ¡lo grabé nada mas! (risa), es un disco que no disfruté, y que ellos tampoco disfrutaron, o sea, el grupo tenía una relación muy fea, tal vez eso fue lo que hizo que yo no quisiera trabajar mas con ellos.

J: Se suponía que en ese entonces Charlie (Alberti) y Cerati no se llevaban muy bien ¿no?

D: ¡Si!, entre ellos”de una manera muy infantil, creo que a veces cuando tenés éxito joven quedás como cristalizado en el tiempo, y me parece que eso les sucedió, y había ahí como unas disputas adolescentes que no tenían para mí demasiado sentido, y como realmente yo las cosas las hago cuando me entusiasman personalmente y no me gusta ver lo que hago como un trabajo, lo mío es una vocación, y si mi vocación y ese disfrutar que tengo de la música me lleva a que gane dinero, muy bien, y si no tengo mi vocación, y mi vocación es prioritaria, ¡porque con mi vocación igual puedo sobrevivir! (risa), así que opté por mi vocación que fue irme de esa situación.

J: Cerati en su repertorio de ahora incluye canciones de “Colores Santos””

D: Si, lo se”

J: ¿Vos nunca tuviste la tentación de incluír temas de ese disco en tu repertorio?

D: No (risa), es más, cuando hicimos “Colores Santos” nos juramentamos que nunca lo íbamos a tocar en vivo, que no íbamos a hacer shows” ¡y no los hicimos!, ¡los hace él! (risas)

J: ¿Y la relación con ellos en este momento es buena?

D: No tengo relación, nos encontramos en el Sindicato de músicos”. Yo circulo por ambientes muy diferentes, y soy aparte una persona que continuamente estoy trabajando en muchos proyectos con otra gente, no trabajo solo para mi”. Bueno, parte de lo que soy también es cómo me voy nutriendo de cosas que hago con otros. Yo creo que mas que un solista casi soy un operador que está operando con distinta gente ¿no?, y soy mucho menos salidor que ellos, sobretodo en los últimos años, antes era mucho mas salidor que ellos, pero ahora es como que tengo una vida mucho mas puntual; recibo todo el tiempo amigos en casa, entonces no circulo por la noche por ejemplo” ¡no me interesa! (risa)

J: Hay un fenómeno que hay aquí en Argentina y es esa continua necesidad de crear confrontaciones tipo Boca-River, Dios-Demonio (NOTA)

D: ¡Pero yo jugué en los dos equipos! (Risas), es falso lo de Redonditos y Soda, es eso lo que me preguntas ¿no?

J: Exacto

D: Los Redondos y Soda fueron, o son dos empresas en las que ambos grupos hacían lo que les gustaba, lo que sentían, y ambos grupos también estaban pensando en cómo vendían discos, la diferencia está en que los Redonditos armaron su propio nicho, pero yo creo que musicalmente son menos desafiantes que Soda Stereo, y Soda Stereo es más desafiante, pero trabajaba para multinacionales, entonces yo creo que no le da mas autenticidad a los Redonditos el ser independientes si hicieron una música para la cual el sistema estaba listo, y tampoco es un valor”

J: Otro marketing quizás ¿no? (Ahí metí un poco la cucharada, ¡menos mal Daniel pensaba igual!)

D: ¡Otro marketing, exactamente!, yo no veo tantas diferencias, salvo el ser independiente o no, y después el “soy independiente pero hago una música que cualquiera pueda entender” o “estoy en una multinacional y desde ahí trato de hacer una música extraña o diferente en la que creo”. Pero en los orígenes si vos lo pensás, Soda Stereo era un grupo medio new wave ¿no cierto?, y los Redonditos de Ricota al comienzo eran como new wave, tenían el saxo new wave” ¿Viste?, ¡no había tanta diferencia!

J: Inclusive hay una colaboración tuya que Aparece en “Oktubre” (Disco debút de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota), y la referencia de esa colaboración no aparece en tu página web a diferencia de las que tuviste con Soda que si aparecen”

D: Si, pero” ¡Me habré olvidado! No me parece tan importante, la verdad creo que también en el caso de Soda creo que sí tuve una ingerencia fuerte sobre el material, sobre la composición, sobre el sonido” en lo de los Redonditos yo pasé una noche por el estudio y no conocía los temas, yo en esa época lo que hacía era que me pasaran los temas y yo tocaba y lo que tocaba era lo que quedaba, ¡sin conocer la canción!, escuchaba que marcaban cuatro con los palillos y yo tocaba, ni sabía en que tono iba a estar la canción, y los redonditos después mezclaron eso, así que se puede decir que lo que tienen en común las dos situaciones es que ambos cuando me llamaron, me llamaron para que fuera yo.

J: Terminando con el tema Soda, ¿cual sientes que fue el aporte que diste en Soda que quizás en los redondos no se dio?

D: Ideas conceptuales básicas, el “desde donde se va a hacer este disco”, y ¡componer!, escribir, yo hasta hacía libros de bitácora en “Canción Animal” del diseño de cómo teníamos que grabar y todo. “Canción Animal” además de que es un momento iluminado de Gustavo, es el disco que mas me gusta de los que hice con ellos.

J: Además es uno de los dos discos “rock” de Soda ¿no?

D: Claro, es curioso, la gente además presupone que a mí me gusta Dínamo pero ese es el que no me gusta, me parece que es un disco en el que se pusieron una camiseta desafiante que no les quedaba bien. El desafío de ello pasaba por otro lado.

J: Hay mas colaboraciones tuyas en bandas notorias como Babasónicos, Todos tus muertos”

D: ¡Calamaro tambien!

J: ¡Claro!

D: Yo creo que hoy estoy más cerca de hacer un disco con Andrés que de volver a hacer un disco con Gustavo. Con Andrés nos juntamos a comer y estoy participando con mucho placer de”.¡la nueva inserción social de Andrés! (risa)”. Y lo aprecio mucho. De la gente del ambiente es quizás la persona que más aprecio, bueno, salvo Babasónicos, que con ellos ya directamente podría decir que somos una familia, a algunos de ellos los conozco desde que tienen siete años, los vi crecer y tenemos una relación maravillosa que a mi me nutre mucho”
Interrumpe lo que venía diciendo para saludar al mozo que llegaba “¡Cómo va Ramón!”, y me dice: “Llegó el mozo” explicándome la situación, luego continúa”

D: “y ahora está por salir en unos días un doble EP de Babasónicos con remixes de DJs de aquí, de Emisor, de los Victoria Mil, es decir, no solo DJs, en uno de los discos hice solo lo que sería una postproducción, y en el otro EP que se llama “Cuatro Putitas”, son cuatro versiones de “Putita” que hice yo, y que es como muy cósmico (risa), no tiene nada que ver con las discotecas y es como muy espacial, son cuatro putitas, una es una putita cansada, otra es una putita”¿Cómo era?…gótica, había otra” ahora no me acuerdo de las otras dos (risa), porque ya lo hice hace un tiempo, va a salir ahora recién y continuamente estamos colaborando, estamos haciendo la banda de sonido de una película mexicana a la que ellos le hicieron la música, y nos hablamos todos los días, nos vemos todas las semanas (si están acá por supuesto), y con una relación de una familiaridad fuerte, creo que estamos hechos de lo mismo, ¡comemos tanto juntos que debemos tener muchas partes de nuestro cuerpo iguales! (risa)

J: Hablando ya específicamente de vos, ¿donde se inició Daniel Melero como músico?

D: Se inició en un barrio periférico de la ciudad, que se llama Florez, yo siempre fui público de rock, desde muy pequeño, vi en vivo a los grandes mitos del rock nacional, como Almendra, Manal, Los Gatos, Tanguito, por supuesto Pescado Rabioso”todo eso yo lo ví en vivo, crecí en eso, y eso me fue llevando también a tener una visión muy idealista del rock, el rock era muy idealista de verdad; la banda mas grande de Argentina en el año 73, que era “Pescado Rabioso”, llenaba dos teatros de 300 personas, es decir, ¡solo 600 personas veían rock en la capital!. Y esa visión idealista del rock yo la conservo, yo creo que tal vez ese idealismo es el origen. Y esa visión idealista de lo que podría ser progreso de las ideas” -Y aclara: no como lo entiende un norteamericano” me llevó también a elegir tocar con máquinas, me parecía que el rock siempre tenía que estar buscando lenguajes nuevos.

J: Vos fuiste más empírico que Académico ¿no?

D: Claro, porque no tengo formación, y yo creo que mas que un tipo formado soy un tipo informado. Me interesa mucho la información, pero yo creo que cada uno tiene que ser su propio modelo aunque ese modelo sea un monstruo, sobretodo en el campo del arte, digamos que en lo social, por ejemplo si ser asesino es tu modelo, ¡puede ser un problema! (risa), pero no en el campo del arte. Así que eso me llevó a empezar a tocar con máquinas, lo cual fue un revuelo bárbaro y produjo discusiones alrededor de si eso era rock, y ahora es tan increíble que casi nadie recuerda eso” ¡y la gente que era mi detractora seguro que está en su casa detrás de una computadora tocando!(risa). Y creo que por ejemplo sin pretender comparar mi estatura compositiva, creo que Piazolla tuvo el mismo problema que yo con el tango, se decía que no era tango; y hoy cuando se piensa en la música de Buenos Aires se piensa en Piazolla” ¡Ojalá me pase eso!.

Yo nunca aposté a ser un artista joven, o a que mi carrera tenía que cimentarse en que yo fuera un artista sexy y lindo, -¡lo cual me parece un valor!-, pero yo me imagino que a los sesenta años tengo que estar haciendo discos o algún tipo de multimedia que me resuene en ese momento. Esa es una apretada síntesis de por qué me hice músico, estoy muy contento de que no me guste tener un trabajo (risa), y ya me siento transversal a muchos fenómenos sociales, digamos que los atravieso pero no estoy dentro de ellos, y también justamente por eso termino colaborando con tantos artistas, ¡porque soy transversal a ellos!

Pausa en la que nos sirven la deliciosa cazuela de pollo con papas a la española y nos servimos, de inmediato continúa la entrevista”

J: ¡Pasaste de influenciado a influenciador!

D: Claro, en cierto sentido te diría que si, de escuchar música pasé a que me escuchen y algunos lo valoren.

J: Varios músicos actualmente te aceptan orgullosos como referencia

D: Lo sé, y para mi eso es un orgullo, pero yo creo que la música tiene que ser una vía para producir libertad, la libertad es una posición inalcanzable, es una utopía, pero uno no tiene que nunca dejar la intención de buscar una libertad nueva, ¡ese es el gran desafío!, las libertades viejas son una cárcel, entonces la gran posibilidad que tiene la música es ir produciendo nueva libertad y nueva libertad”, y las libertades viejas deben ser abandonadas, ese es el mas hermoso desafío, y para mi eso ya es un músculo, porque en un momento ser nuevo o estar haciendo cosas nuevas cuando tienes veinte años te diría que es casi obligatorio; si en ese momento no sos nuevo, nunca lo vas a ser. Entonces si no sos revolucionario a los veinte años, vas a ser cada vez más conservador. En mi caso hoy yo ya metabólicamente no soy nuevo, y es como un ejercicio, y es un ejercicio que tiene mucho que ver con la curiosidad y con” a mi por ejemplo cuando tengo una discusión con alguien, me fascina perderla, el que cambió soy yo, el que tiene algo nuevo soy yo, y yo además no creo en la verdad, creo que existe la razón pero no la verdad, entonces hay razones por las cuales tal cosa o tal otra, entonces esas razones tienen validez en un contexto dado, y yo disfruto mucho de las razones, y no me preocupa que la mía no se imponga porque además yo se que lo que se impuso es una razón y no la verdad (risa) además podemos volver a hablar sobre lo mismo. “Y bueno, disfruto mucho de eso, y tal vez esas son las cosas que le imprimo a cualquier proyecto tanto mío o en el que trabaje con otras personas. ¡Hay proyectos en los que yo no he tocado una sola nota, solo hablé!, ¡hay gente que dice que preferiría que yo solo hablara y no hiciera discos! (risa)” lo he leído por ahí en Internet.

J: ¿Cuales son tus referentes o influencias?

D: Mucha gente, como te contaba desde muy chico fui público de rock escuchando muchas bandas de aquí, también me gustaron cosas que venían de afuera y que eran mas voladas, como Brian Eno, o gente que se jugaba y también en otras partes del mundo comenzaba a experimentar con máquinas. Aquí la gente al principio no aceptaba las máquinas en un concierto de rock, en uno de los shows que hicimos por la época de principios de los 80s con Encargados (banda en la que cantaba Daniel), la gente nos lanzó tantos tomates que luego los pusimos en una bolsa y levantamos luego esa bolsa con cierto orgullo. (Risa), eso igual no es malo, ¡porque quiere decir que pasó algo!

J: Y vos a qué le cantas?

D: Le canto a todo lo que siento que tengo que cantarle, hay una faceta muy personal, de cosas que me pasan en un momento y que quiero contarlas, o puntos de vista que tengo sobre algo. Ahora estoy leyendo mucha física y me gustaría hablar sobre eso en mis próximos discos, son temas muy interesantes.

J: ¿Para vos cual es tu norte artístico, a donde quieres llegar a partir del momento en el que te encuentras ahora?

D: ¿A dónde quiero llegar? No se, pero quiero abandonar todo siempre, eso me va llevando a lugares, yo a veces mis proyectos los realizo en años también. Por ejemplo conceptualmente yo conozco mis próximos tres discos, se cómo son, o mejor cómo van a ser, por ahí eso tampoco lo cumplo después pero me sirve como modelo a abandonar o ratificar. Todos mis discos en general son modelos que diseñé dos o tres años antes, o a veces cuatro, pero no quiere decir que inevitablemente voy a hacerlos, a veces los pospongo”

J: Una misma idea va mutando ¿no?

D: Exacto,”o dos que parecían dos discos distintos son uno” pero no hay una meta, y si tuviera una meta sería a corto plazo, porque tener una meta a largo plazo” yo he comprobado que inevitablemente nos espera un final que es la muerte ¿no es cierto?, a veces puede aparecérsenos trágicamente, o podemos irnos apagando gratamente, pero bueno algo que no podemos evitar es sentir trágicamente la muerte. Pero en la vida puedo decirte que al menos hasta hoy, nada que verdaderamente haya deseado no lo he tenido, entonces me cuido mucho de lo que deseo, porque se me cumple, son cosas para que pasen, entonces trato de tener deseos a corto plazo y fáciles de abandonar (risa) salvo en lo que es mi vida privada, en mi vida privada funciono al revés, con alto compromiso, con los amigos, en la relación con mi mujer, con todo aquello con lo que comparto sensibilidad mas allá de que haga o no discos, o lo que sea, tengo mas alto compromiso con mi familia postiza, con la que me armé a través de los años, con los amigos que con la que podría ser mi familia sanguínea. Entonces alto compromiso en la vida personal, y un bajo compromiso con mis sentimientos artísticos, no en el momento en que los desarrollo pero sí para abandonarlos después.

J: ¿Vos siempre has estado alrededor del pop, alrededor de lo electrónico?”

D: Si pero también he hecho discos de tipo electroacústico podríamos decir, o mas que la electrónica como se entiende acá, pero también he hecho discos solo con un piano” yo creo que igual soy roquero, lo que entiendo por roquero es eso, mutante.

J: ¿Y hay algo que no hayas hecho que te gustaría hacer puntualmente?

D: No, hay cosas que voy a hacer que todavía no hice, pero no se qué son, si me gustara hacerlas las habría hecho, te digo mas: A mi no me preocupa tanto lo que me gusta, creo que funciono mas con lo que me interesa, creo que un disco es una opinión, hay gente que vive dando la misma opinión toda su vida, y la repite y la repite, te trata como un idiota, como si vos no hubieras entendido lo que dice y te hace veinte veces el mismo disco. Yo lo que busco es dar una opinión que no di antes o si doy la misma opinión, que el contexto en el que la estoy dando sea tan diferente que esa opinión signifique otra cosa, y lo mismo le propongo a cualquier grupo que trabaja conmigo.

J: El álbum sería entonces una fotografía del momento del artista ¿no?

D: Exacto, a veces opiniones que son consideradas extemporáneas, yo he comprobado que son las que terminan representando esa época después, cuando se mira para atrás, la gente identifica” ,por ejemplo Babasónicos parecía que era un grupo superficial, Soda Stereo parecía que era un grupo superficial se decía que era un grupo vanal, pasatista que se yo, y hoy pensás en los 80s y los define Soda Stereo, ¿no cierto? ¡En América!, y bueno, a mi me parece que entonces las opiniones hay que darlas porque la mirada a la perspectiva histórica después cambia, entonces algo que parecía de otro planeta, era lo que mas representaba esto y nadie lo quería ver, esa zona a mi me parece muy interesante, por eso te digo, que hay que ser el propio modelo aunque sea un monstruo.

J: Ahora con “Después” (último disco publicado de Daniel) hiciste una versión quíntuple del disco, ¡que es una cosa”!

D: ¡Una especie de diarrea musical! (risas)

J: ¿Cómo fue eso?

D: Bueno, en realidad tardé mucho en hacer este disco, me llevó dos años y medio mas o menos hacerlo, y había mucho material, en el quíntuple sabés que además hay películas, en las que yo hablo, que según lo que te decía antes parece que es lo que mejor hago (risas), y entonces ya hay dos discos que están invadidos por películas de veinte minutos en donde se ve como se grabó el disco, y en otra hablo hasta de fútbol, y fue como natural que fueran cinco porque en un momento iban a ser varios EPs, y terminaron encajándose en una edición. El quíntuple es como un desarrollo de lo que está expuesto en la versión sencilla digamos. La versión sencilla es como una especie de “the best of” del quíntuple, aunque yo creo que muchas veces por ahí el mas best está por ahí disperso en la caja de cinco discos ¿no?

J: Supongo que hubo una conversación y negociación con los productores ejecutivos ¿no?

D: Muchas, pero lo curioso de todo esto es que no fue una idea mía, y esto es hermoso, fue una idea del productor.

J: Claro, porque por lo general, ¡es difícil que te acepten un proyecto así!

D: Yo jamás habría ido con esa propuesta, pero el vio todo el material que había, y es Roberto Costa, la cabeza de Pop Art discos, y se le ocurrió a el que hiciéramos la caja quíntuple, y yo no le iba a decir que no, pero curiosamente la caja quíntuple se agotó instantáneamente, el problema es que ahora no la reeditan, y yo me di cuenta que como además se editó a un precio baratísimo como yo lo quería ( la caja quíntuple vale lo que vale un álbum doble, es decir, como si te regalaran tres CDs). Y entonces ocurre ahora que por ejemplo no se está vendiendo mucho el disco sencillo porque se agotó la caja, porque siente que está incompleto el otro.

J: Y más tratándose del tipo de público que te sigue a vos”

D: Si, que es ávido y curioso, ¡eso es una fortuna!

J: Exacto, es gente que toma la presentación sencilla como un premio de consolación

D: Claro, pero bueno, ahí está, fue así, a mi me parece fascinante, jamás habría propuesto eso.

J: ¿Hubo colaboraciones de otros artistas en el disco?

D: Si claro, “Después” tuvo la intervención afortunada de un par de “ciberamigos” jamaiquinos de los que, ¡no conozco sus caras! (risa) los conocí vía chat. Les envié el material y a la vuelta me aportaron arreglos que me encantaron, sobretodo en percusiones.

J: ¿Cómo ves el panorama “post cromagnón” en la Argentina?

D: Como a todo el mundo me pareció muy triste lo que pasó, pero a su vez yo pienso que toda crisis trae oportunidades, y en este caso creo que las bandas y yo mismo tenemos que explorar nuevas formas de llegar a el público si no se puede tocar en los lugares de siempre, hay muchas formas de llegar al público que aún están sin explorar, y el que lo haga va a dar mucho de qué hablar, yo estoy planeando realizar recitales por internet en los que todo el mundo pueda asistir desde sus casas.

J: Se viene también un disco virtual ¿no?

D: Así es, Justo tengo un álbum que se llama “Acuanauta” y está por salir en dos meses, que va a ser totalmente gratis, la gente lo va a poder bajar de mi sitio web, yo siempre estuve de acuerdo con que la gente baje música gratuitamente por internet, hay otras formas de financiar o hacer redituable el trabajo del artista, por ejemplo con este álbum que está por salir estoy consiguiendo sponsors que anuncien mientras la gente se baja el disco.

J: ¡Vos mismo pones en tu página tus recomendados y se pueden bajar!

D: Si claro (risas)

J: ¿Y con qué onda viene “Acuanauta”?

D: “Acuanauta” viene con una onda ambient, quizás no como se le entiende en el medio, pero se trata de un disco que la gente pueda escuchar mientras trabaja en su computadora por ejemplo, algo a lo que no necesites prestarle atención conscientemente pero que a su vez, tenga un valor artístico.

J: ¿Vas a tocarlo en vivo?

D: Es muy probable que lo toque en vivo quizás no todo pero parte del álbum

J: ¿Y sigues con la misma banda?

D: Si, estoy muy contento con la banda que tengo, inclusive tengo planeado un álbum en el que ellos tomen parte totalmente activa desde la concepción del disco, desde la composición de los temas y los arreglos, un disco en el que digamos” yo voy a ser uno mas de ellos.

J: En los años 80s y 90s, Argentina fue el claro referente del rock latinoamericano, pero en la actualidad ese referente se movilizó notoriamente hacia México, como ves ese fenómeno?

D: La verdad no me interesa, son fenómenos externos que poco interés me despiertan.

J: ¿Y qué artistas Argentinos actuales te llaman la atención y crees que pueden ser los representantes de lo que pasa aquí?

D: Ahora”, principalmente quizás Babasónicos, aunque me parece que podrían jugarse un poco más, pero son una excelente banda, mas allá de que también son excelentes amigos, Calamaro también, Los Látigos”., Victoria Mil”

J: Posibilidades de tenerte en Colombia?

D: Me encantaría aunque lo veo difícil, sin embargo tengo que decirte que es una ciudad que me encanta, siempre cuando fui con Soda la pasé muy bien allí y es la segunda ciudad que mas me gusta después de Buenos Aires.

J: Háblame de los “Encuentros de Desaprendizaje”

D: Los “Encuentros de Desaprendizaje” eran o son, reuniones o una especie de foros en los que discutíamos distintos temas sobre la base de no tener la razón, lo que te decía, yo soy como el moderador o conductor de la conversación, pero todos eran protagonistas, y las discusiones llegaban a puntos verdaderamente interesantes, creo que en unos meses quizás vuelva a organizarlos.

NOTA: Hay que aclarar en esta parte que en Argentina, existe un fenómeno mágico por medio del cual el imaginario de la gente genera continuamente rivalidades como la que existe entre los hinchas de Boca y los de River, extendiendo esa analogía Dios-Demonio a otros ámbitos. En este caso, la que se generó muy fuerte en los años 80s y 90s a nivel bandas, se dio entre Patricio Rey y sus redonditos de Ricota (banda que distribuía sus discos en forma independiente, y por lo tanto representante del lado opuesto al sistema), y en el otro bando estaba Soda Stereo (trabajaban para el sello CBS, después Sony music, por lo tanto eran la “banda comercial y que trabajaba para multinacionales”).

Por Juan Paulo Galvis desde Buenos Aires
Fotos: Juan Paulo Galvis

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados