Padres de Lindsay Lohan son peores que la droga y el alcohol

Los últimos análisis que realizaron a Lindsay Lohan demostraron que la actriz y cantante nortearmericana no es adicta a nada, a pesar que fue enviada a rehabilitación por su supuesta dependencia a sustancias de prescripción médica.

Los doctores del centro médico de UCLA, donde la joven se encuentra internada desde hace varios días, aseguran que el principal problema de la actriz son sus padres narcisistas.

Según reproduce El Universal, la artista de 24 años pasará como máximo 30 días en rehabilitación, ya que los test no indican que tenga síndrome de abstinencia.

Antes de ingresar al centro se dijo que Lohan sería tratada por trastorno bipolar y adicción a sustancias, pero el diagnóstico ha cambiado.

“Lindsay puede haber tenido prescripción médica, pero no tiene ninguna adicción… ha sido desintoxicada, pero no tiene el síndrome de abstinencia, por lo que los doctores no creen su problema sea tan serio como parecía en un principio” , explicó una fuente del centro médico.

“La única cosa que Lindsay sufre es tener dos padres narcisistas y ella intenta evitarlo enganchándose a gente destructiva y a los malos hábitos”, agregó.

Según otra fuente cercana, Dina, la madre de Lindsay, necesita ir a terapia y dejar de vivir de su hija.

Su padre, Michael, suele llamar la atención sobre la salud de la actriz y desde hace tiempo dijo que la vida de Lindsay corría peligro por sus adicciones.

Por ahora la joven tendrá que esperar al 25 de agosto para saber si saldrá antes de rehabilitación.

Fuente: Infobae.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados