Paula Jaramillo renunció a la producción de cine

La antioqueña que hace algunos años decidió dejar la presentación y el periodismo para convertirse en “la mamá de las películas”, como ella misma define el rol de productora, renuncia porque le resultó una labor muy ingrata.

El rol de la producción de cine siempre ha sido desagradecido. Por lo general lo desempeñan mujeres pues se les facilitan las labores logísticas y de organización que atañe esta profesión. Por eso, en ocasiones, se les denomina “mamás de las películas”, pues son quienes tienen todo el proyecto en mente, en todas sus dimensiones.

La antioqueña Paula Jaramillo se dejó tentar hace algunos años por este rol y dejó a un lado las cámaras de televisión y los sets de noticias para dedicarse a la producción de cine. Sin embargo, hoy, después de varios años, Jaramillo renuncia a este rol pues afirma que es lo más difícil que ha hecho en su vida.

Con su productora Rio Negro produjo dos películas que están a punto de ser estrenadas, Amar a morir y Chance. En coproducción con México la paisa se embarcó en un proyecto que le costaría su casa, su carro y sus ahorros. “Cuando me metí a coproducir con los mexicanos sabía que tenía que responderles como fuera por los compromisos que había adquirido como productora. Padecí tantos momentos de estrés que incluso tuve que vender algunos de mis bienes para poder cumplir con mis promesas. Conseguir dinero para un película es la labor más desagradecida y ardua del mundo”, comenta enfática Paula Jaramillo.

Por eso, y porque cree que definitivamente lo suyo son las relaciones públicas , Jaramillo abandona el mundo de la producción más no el del cine. De hecho, es la líder del proyecto en contra de la piratería que lanzó hace dos semanas un compilado de 10 cintas nacionales que se pueden adquirir en los almacénes Exito por sólo 69.900. También se pueden comprar de manera individual por $6.900.

Fuente: Cromos

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados