Película sobre el Islam estremeció a los espectadores alemanes

110 0

El realizador alemán de origen afgano Burhan Qurbani presentó el miércoles en la Berlinale su película “Shahada” (La fe), en concurso por el Oso de Oro, la historia de tres jóvenes musulmanes de Berlín cuya fe y valores espirituales se ven sometidos a una dura prueba en la sociedad alemana contemporánea.

Burhan Qurbani, nacido en Alemania de padre afganos, explora en “Shahada”, su primer largometraje, las contradicciones y problemas de Maryam (Maryam Zaree), Ismail (Carlo Ljubek) y Sammi (Jeremias Acheampong), dentro y fuera de la comunidad musulmana de Berlín.

Maryam vive como una despreocupada muchacha alemana y baila en las discotecas hasta el día en que queda encinta y decide abortar. Su padre es el imán de una mezquita berlinesa y la religión parece haberlo absorbido tanto que ha descuidado la relación con su hija.

Ismail, de origen croata, es un policía alemán casado con una rubia alemana, con quien tiene un niño. Su vida es normal hasta que resurge el pasado: años atrás, en un “accidente de trabajo”, había herido a una muchacha musulmana. Cuando esta es detenida por un problema de papeles Ismail la ayuda y entre ellos va a nacer una historia de amor que lo lleva a separarse de su mujer.

Sammi es de origen nigeriano y trabaja en la pescadería de un gran supermercado donde un joven alemán se enamora de él. Aunque al principio trata de negar su homosexualidad, según él no compatible con el islam, poco a poco, tras pedir consejo al imán –“idealmente tolerante”– aceptará su diferencia.

“Mi película no es un drama social ni un documental. Quise llevar a los personajes hasta los límites de lo que podían soportar. Saber cómo debían comportarse con sus creencias. Yo soy musulmán y soy alemán y hay mucha parte de mi propia vida en el filme, mis interrogantes, saber si soy o no un buen musulmán, si aquí en la Berlinale debo tomar agua o champaña. Hoy beberé una copa de champaña”, declaró el realizador Burhan Qurbani.

Los temas planteados en “Shahada” –la religión del Corán, la homosexualidad y la emancipación de las mujeres musulmanas– estremecieron a los periodistas alemanes que hicieron muchas preguntas durante la rueda de prensa que siguió a la proyección.

“Los musulmanes no son sólo los árabes barbudos. Cada país define el islam. En Alemania no sólo hay musulmanes turcos y árabes, también hay nigerianos y bosnios. Maryam Zaree y Carlo Ljubek son croatas. Dios ama todos los colores, todos los rostros, la diversidad”, declaró Qurbani.

“Ser un homosexual musulmán es difícil en muchos países. Y también lo es en Alemania. Mi filme es sobre la tolerancia, la posibilidad de aceptar que cada quien sea feliz a su manera. El amor es general y no se puede restringir a una sola forma”, añadió.

Qurbani reconoció que sólo será mediante la educación, la información y el diálogo crítico como se podrá luchar contra el oscurantismo y la radicalización de algunas corrientes del islam.

“La comunidad musulmana debe salir ella misma del oscurantismo. Debemos preguntarnos porqué rezamos cada día, ese es el trabajo de los hombres instruidos”, dijo.

La actriz Maryam Zaree reivindicó su nacionalidad alemana y el origen de su familia. “Somos alemanes ciento por ciento, aunque al principio éramos inmigrantes. Formamos parte de este país. Aunque nuestros padres hayan venido de otros países nosotros nos sentimos completamente alemanes”, dijo.

Qurbani dijo que esperaba que su filme tuviese una gran difusión, sobre todo en las escuelas alemanas.

“La intolerancia viene de la ignorancia. Se sabe poco de nuestra religión. La gente tiene miedo de los musulmanes, sobre todo por lo que lee en los medios de comunicación. Sin embargo los alemanes viven rodeados de musulmanes: el chofer de taxi, el vendedor de kebab, quizás el psicólogo, o el dentista. Mi película es contra del miedo, contra los malentendidos”, recalcó.

Fuente: Globovision