Periodista colombiano ‘inventa’ noticias para narrar unos ‘crímenes bonitos’

El periodista colombiano Alexander Prieto Osorno echó mano de las herramientas de su oficio para crear ficción y el resultado recién salido de la imprenta en España es “Bonitos crímenes”, un libro con entrevistas, crónicas o reportajes inventados “a manera de divertimento”.

Como su propósito literario precisaba una agencia de noticias, Prieto Osorno, de 47 años, “fundó” la Asociación de Periodistas Objetivos (APO), con corresponsales en todos los continentes, que son los supuestos autores de las narraciones.

Una de las historias, tan rocambolesca como todas, narra el suicidio de un hombre que se propina un hachazo en el centro de la espalda. Se trata de un individuo con fama universal por ser el autor de frases tan célebres como “Más vale un pájaro en mano que cien volando” o “Aunque la mona se vista de seda mona se queda”.

La muerte del hombre genera una serie de “trabajos periodísticos” centrados en los pormenores de su muerte, las dudas policiales sobre el suicidio o la subasta de su valioso legado aforístico.

Una de sus frases, “Xhgk qbraaa, mziwp jf”, en dialecto “xhgkita” y cuyo significado “representa uno de los mayores misterios del mundo” es vendida en subasta a un coleccionista alemán por 28 millones de dólares.

“Es un género que espero haber inventado”, dijo el autor en una entrevista con Efe en la que explicó que con este libro acaba su proyecto de escribir una primera obra de ficción después de dos de periodismo: “Cronista en dos mundos” (2007), y “Los Sicarios de Medellín; jóvenes para la muerte” (1991).

Prieto Osorno dice que recurrió a “lo imaginario” para describir y criticar con humor aspectos relacionados “con la salud, la economía o la política en escenarios de cualquier parte del mundo”.

Las narraciones de ficción que contiene “Bonitos crímenes”, editado por La Mirada Malva, están llenas de humor y sátira, y, como dice el escritor, son “crímenes bonitos” que, lejos de las atrocidades de los reales, contienen “diversión y sorpresas”.

Otra de las historias divulgadas por la Agencia APO tiene que ver con una niña que hace milagros “a puntapiés y bofetadas” y tiene la particularidad, dice el autor, de que “sus milagros terminan siendo una pesadilla para los enfermos sanados”.

“El resto hay que leerlo en el libro”, dice Prieto, un periodista que sintió cómo este oficio le creó la necesidad de tomar el camino literario con las ganas de “dar el salto” y hacer de la de escritor su profesión.

Al publicar su tercer libro, el escritor lamenta que cada día los medios dediquen menos espacio “al periodismo literario, a las crónicas y a los reportajes”.

El autor colombiano vive desde hace ocho años en Madrid y asegura que España le proporciona el “espacio tranquilo” para escribir, a diferencia de la “presión vital” que soporta en Colombia.

Prieto Osorno recuerda, con cierta nostalgia y desazón, que en su país abunda algo que le mortifica, las “telenovelas del narcotráfico, la literatura “sicaresca” (sobre sicarios) y “narcoresca”, sobre el tráfico ilegal de drogas, que él considera “la peor peste” que pudo haber azotado a Colombia.

De ese mundo del que se siente dolorido, ya escribió “Los Sicarios de Medellín; jóvenes para la muerte”, en 1991.

Sin embargo, reconoce que la idea de Colombia le persigue: “Allí nací y crecí, es mi escenario natural”. Y aspira a escribir alguna vez alguna historia que transcurra en Madrid.

Fuente: Globovision

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados