Después de 15 años casi ininterrumpidos en el Canal RCN, Pirry dejará las pantallas momentáneamente. Luego de mucho pensarlo e intentarlo hacer en varias ocasiones, Guillermo Prieto Larrota (su nombre de pila, pero el que pocos recuerdan) tomará un año sabático, en el que se dedicará a viajar, estudiar y desarrollar otros proyectos personales. Por esa razón, este domingo 26 de abril será la última emisión de ‘Especiales Pirry’ en el 2015.

unnamed (3)“Es una cuestión más de que el trabajo se me estaba convirtiendo en trabajo y eso no me gusta. Me iba a ir desde hace varios años pero me escribían sobre casos y decía, ‘si esto sale, me quedo otro año’, y salía. Hasta que me tocó decir públicamente que me iba para no poder echarme para atrás”, cuenta este boyacense.

En el año 2000 Pirry comenzó su carrera en RCN Televisión, en el programa Francotiradores: un joven divertido, raro, de pelo verde, tatuajes y piercings, que hacía notas sobre deportes extremos fue la primera impresión que se llevaron los colombianos. Tres lustros después, es uno de los periodistas más respetados del país, obligado referente de la opinión pública, y ante todo, un experto contador de historias, desde las más frívolas hasta las más trascendentales.

Pirry realizó crónicas de viaje en Noticias RCN y luego en su propio programa ‘El Mundo según Pirry’, experiencia que lo ha llevado a conocer más de 40 países. Después de un tiempo, el formato de su programa cambió, y tomó el camino de la denuncia. “Uno va mutando. Tenía mi programa muy cómodo, el de viajes, de vez en cuando hacía una nota emotiva. Pero me enteré que existía la posibilidad de que Luis Alfredo Garavito, un hombre que violó a más de 100 niños, quedara libre. Paralelo a que hacía mis programas, duré dos años investigando y estudiando este caso en muchos lados. Me dije que si Garavito me daba la entrevista y lográbamos parar esa mierda, cambiaba el programa, porque definitivamente es más necesario para un país un programa que haga eso a uno que lo lleve a viajar por el mundo”.

Con ‘Especiales Pirry’, A través del Canal RCN, el periodista lideró un equipo de trabajo que llegó a tener 17 integrantes, y que se atrevió a investigar y mostrar en televisión temas como el paramilitarismo, la drogadicción, la corrupción, la prostitución, las violaciones, los crímenes, y muchas otros que se intentan mantener a la sombra en un país donde la justicia se mueve a paso de tortuga. Con ese nuevo foco, el periodista ganó premios y reconocimientos, pero también algunos enemigos, de todo tipo, criminales de la calle y también de cuello blanco. Todo el estrés, presión y desgaste que esto genera, fue el detonante principal para que Pirry decidiera hacer una pausa y decir ‘hasta luego’.

unnamed“Hice un programa sobre los hijos de Uribe y cuando se emitió estaba en Turquía. Hasta allá me llegó una carta del abogado Lombana; era como PIRRY – GARAVITO mi primera carta que me acusaban de injuria y calumnia, con esas pastorales, de que era un complot para ensuciar su nombre. Dije ‘qué mamera, no quiero eso, no quiero tener de enemigos a esos … Me mamé, voy a dejarlo’. Cuando llegué al país me dio tanta rabia, que decidí quedarme. Pero ya me cansé de pelear. Quiero darme un espacio para mí”

Con su tono sencillo, directo, sin palabras rebuscadas, en ocasiones sarcástico, en esta entrevista Pirry, con 45 años, habla de las razones por las que deja RCN temporalmente, de sus planes futuros y de lo que le dejan estos 15 en la pantalla.

ENTREVISTA: “EL CANAL RCN ME PERMITIÓ ENCONTRARME A MÍ MISMO, EXPLOTAR ESOS SUEÑOS QUE TENÍA OCULTOS Y LLEVÁRSELOS A MILLONES DE PERSONAS”.

¿Por qué se va?

Llevo casi 16 años aquí y, sobre todo los últimos cinco, han sido demasiado intensos. El agotamiento no lo deja a uno disfrutar mucho el trabajo. Así que siento la necesidad de alejarme un poco, reinventarme, para luego volver con la energía de antes.

¿Qué va a hacer?

Voy a hacer un taller de guión en Nueva York, y el resto me voy dedicar a viajar por placer. No con la premura de tener que traer el material para el programa, sino explorar libremente sin limitaciones, ni fechas de deadlines, ni nada de eso. Me presentaré en el Teatro Nacional con un monólogo que voy a hacer que se llama ‘El tamaño sí importa’, una sátira polito-sexual. Luego me voy a Grecia y a Turquía, posterior a Nueva York unos días. Y finalmente le voy a dar la vuelta al mundo por el Ecuador, por todas las islas del Pacífico Sur, la parte Indochina.

unnamed (1)¿Qué le deja este tiempo en la pantalla?

Muchas cosas. Yo era un tipo muy inseguro, y todavía lo soy, pero creía en mí, en el fondo lo hacía. Pero lo que no creía era que la gente fuera a creer en mí. Y cuando me dieron esta oportunidad mi vida dio la vuelta. Entrar acá, trabajar estos 16 años con la autonomía y los recursos que se me dieron, me permitieron descubrir que sí tenía esa vena para contar historias. El Canal RCN me permitió encontrarme a mí mismo, explotar esos sueños que tenía ocultos y llevárselos a millones de personas.

Durante estos años impuso una forma de contar historias en Colombia y se volvió un referente en el periodismo ¿Qué se le pasa por la mente al ver todo eso que logró y que tal vez nunca imaginó?

Cuando empecé contar historias nunca dije ‘me voy a inventar esta forma de contar historias’, sino influenciado por lo que leía y veía, me pareció que la cosa era así. Siempre creí que el acartonamiento del periodista clásico lo hace ver lejano al televidente. Un periodista que utiliza palabras complicadas, que se viste lo más elegante del mundo, que hace unas miradas inquisidoras, genera respeto en la gente pero no confianza. Cuando uno le habla normal a la gente, cuando se escriben los textos de corazón, se vuelve como una conversación. Eso le gustó a la gente. El hecho de que era un man que me botaba del paracaídas, eso le pareció a la gente un algo nuevo y simpático.

Pero algunos periodistas y personas en general le dieron duro y lo criticaron bastante

En el principio a algunos no les parecía serio, o no les gustaba. Pero en este mundo cuando a uno le va bien o llama la atención, genera muchas reacciones. Muchas críticas, algunas justas, las cuales tomé y aprendí. Empezando ‘El mundo según Pirry’, me di cuenta lo que era la rigurosidad y lo apliqué de ahí en adelante. Aprendí sobre la ética periodística, viendo a otros periodistas, sobre todo de otros canales u otros medios, con sesgos muy evidentes, que les pagaban plata para sacar notas a favor o en contra de ciertas cosas. Luego, tantos años de experiencia se terminan convirtiendo en una cancha en la que uno cada vez le resulta más sencillo hacer un producto, sin decir que sea fácil.

Dicen que cuando su programa mutó a la denuncia, usted se volvió más cascarrabias, ¿Así fue?

Esos programas tenían algo muy chévere y es que lograban a veces cambiar cosas: ayudar a encontrar culpables, mandar gente a la cárcel, liberar inocentes. Era una emoción mayor, pero obviamente eso le trae a uno muchos enemigos. Vinieron las amenazas, me tuve que ir del país 2 meses, ando con escoltas, carro blindado; no es que sea un sufrimiento, pero es aburrido. Los agredidos no se quedan quietos. Empiezan a hablar de uno, inventan cosas, tratan de ensuciar tu trabajo para desvirtuar lo que hacemos. Me acuerdo mucho que el Alcalde de Cartagena cuando hicimos el programa sobre la ciudad mandó a la policía a que buscara los testigos del programa y los amenazaran para que dijeran que les pagaron por decir lo que salió en el programa. Ese día se me cayó el mundo. Sentí lo que es este país en verdad. Hacer eso es tan cercano a como si alguien pague plata para mandarlo a matar. Logramos demostrar que eso no fue así y el Alcalde terminó en la cárcel. Así, varios casos, mucha presión, cartas de abogados, exigencias de rectificación, de demandas. Afortunadamente nos cubrimos muy bien y nunca nos pudieron hacer parar un programa, pese a que lo intentaron muchas veces. Eso empezó a cansarme. Hubo episodios de cascarrabias, pero no fueron muchos.

Hay especulaciones en redes sociales hace varios años que dicen que el Canal RCN lo quería sacar, que lo censuraban

Nunca me censuraron o me dijeron que omitiera algo. El Presidente, Catalina Bridge, el mismo Fernando Gaitán, ahora Alessandro Basile, todos nos han dado un apoyo, que agradezco mucho. La gente del noticiero, de archivo, de recursos humanos, las señoras del aseo, todos siempre me trataron bien. La gente del canal es muy bacana.

¿Planea regresar al Canal RCN?

Inicialmente tenemos un acuerdo con Gabriel Reyes, Presidente de Canal. Según eso, regreso en un año exacto a seguir con un proyecto, veremos qué. Tengo todo un año para decidir qué.

Una de las cosas que se lleva Pirry es el cariño de la gente. No le da dejar esa gente que lo quiere y lo respalda.

Todo ese cariño es de lo más satisfactorio. A la gente que es famosa o por el estilo, corren el riesgo o de que le pidan una foto o que le echen la madre. Hay gente que me escribe unas vainas horribles, pero son más las muestras de afecto. Si voy a echar de menos eso, pero la vida es corta, es una, y si no hago eso ahora, si no me voy, no lo voy a hacer nunca. Tengo mucha capacidad física para algunas cosas y la quiero aprovechar por los años que queden. Siento que también tengo que dejar tiempo para mí.

Deja un equipo consolidado, ¿qué pasará con ellos?

No sé. Pero ellos podrían hacer sin mí un programa mejor al que tienen conmigo, porque podrían darle un vuelco al formato, que ya no sea Pirry, que sea más tercera persona o más estilo Vice. Tiene una excelente hoja de vida, compuesta por los informes berraquísimos. Me echan a mí las alabanzas, pero en realidad son de ellos. Yo di los lineamientos, pero muchas veces quien se metió allá fue el periodista.

¿Qué significan los premios para usted desde el reciente TvyNovelas que obtuvo, hasta los Simón Bolívar que ha ganado o la nominación al Emy que tuvo?

Los premios son como el puntaje del ICFES: cuando a uno le va bien, uno dice que eso sí sirve para medir el conocimiento, pero cuando le va mal es que esa prueba es pura chiripa. Pero en especial haberme ganado el Premio Simón Bolívar fue una cosa muy satisfactoria y me dio mucha confianza porque fue en esos años a mí me criticaba mucho el periodismo convencional. La Directora de Noticias RCN de esa época, Clara Elvira Ospina, que tenía un genio fuertísimo y no me quería porque yo editorializaba, me dijo un día ‘mire, esta nota es como para usted’. Era cuando la guerrilla estaba volando la infraestructura eléctrica y mandaban a los soldados del Ejército a los páramos a levantarlas. Entonces yo mi fui con los soldados y estuve con ellos. La nota fue súper conmovedora y le mostró a la gente esos verdaderos héroes de la patria. Me gané el premio con esa nota que Clara Elvira me recomendó. Llegué el lunes, después del premio, no levitando pero si pensé ‘ahora ellos me van a ver de otra forma, me van a respetar’.

Finalmente un mensaje para los televidentes y sus compañeros en el Canal RCN que deja

Espero que sea un hasta pronto. A nuestros fieles televidentes que nos acompañaron en las buenas, en las malas, ellos saben que trabajamos es para ellos, con la misma sensibilidad y emoción que queríamos generar. A los demás unitarios del Canal les digo que, sé que es difícil esta área, pero hay que innovar, presentar ideas nuevas, arriesgarse. A los que no lo hacen, que lo hagan, y a los que ya están en esas, que sigan metiéndole la ficha. Hay que por lo menos intentarlo. Si les dicen que no, no se perdió nada y al menos hicieron el ejercicio de escribir. Al Canal le deseo que siga repuntando ahora que tomó de nuevo el control del rating. A Noticias toda la suerte del mundo ahora que llega Claudia a dirigir y a todos los compañeros del Canal que espero que estén cuando yo vuelva.

Fuente: Canalrcn

Otros links relacionados