Recordando al guitarrista Terry Kath

240 0

A finales de los años sesenta, casi todo el mundo aseguraba que los grandes de la guitarra eran pocos en realidad. Ya había aparecido el Electric Ladyland de Hendrix, el álbum de los Bluesbreakers presentando a Clapton, discos como Truth y Beckola habían asegurado la autoridad de Jeff Beck en el plano musical británico… pero en la escena de Chicago, y debido tal vez a sus atípicos intereses musicales, alejados del interés inmediato del mercado de aquellos tiempos, los integrantes de Chicago tuvieron en su alineación a uno de aquellos instrumentistas geniales que debido al éxito de otros coetáneos, menores reconocimientos recibió.

Terry Kath, nacido en Chicago el 31 de enero de 1946, era un autodidacta que había hecho sus primeras apariciones en la escena de su ciudad natal interpretando temas clásicos de los Ventures, y que posteriormente intervino en las formaciones de Jimmy Ford and The Executives y Jimmy Rice and The Gentlemen. En 1969, y durante un par de años más, los miembros de Chicago fueron un prestigioso ensamble de jazz rock que propuso algunas de las piezas instrumentales más audaces de la época, y uno de los pocos grupos que había sugerido una sección de vientos dentro de su planteamiento musical y escénico.

Jimi Hendrix asistió a una de las primeras intervenciones en concierto de Chicago, y no pudo evitar expresar su admiración después de ver tocar a Terry Kath. Enseguida dijo al saxofonista Walter Parazaider, "tu guitarrista es mucho mejor que yo". El genio de Seattle tenía buenas razones para pensarlo; después de oír en su totalidad las cuatro caras de Chicago Transit Authority, nadie hubiera dudado que Kath era uno de los guitarristas más intrépidos del momento. Pocos músicos habían logrado tanto provecho de la distorsión y el feedback como él lo hizo en "Free Form Guitar", unos de los solos de guitarra más alucinantes de aquella época, o en temas como "Introduction", el fantástico "Poem 58", o "Liberation", algunas de sus mejores composiciones, que continuarían interpretando durante los años venideros, antes de descubrir que el dinero estaba en canciones dulzonas como "If You Leave Me Now", "You Are My Inspiration" y en otras formulas más remunerables.

Terry Kath tocó la guitarra para Chicago hasta 1978, año de su lamentable desaparición aparentemente accidental. El guitarrista sentía gran fascinación por las armas, y mientras ofrecía una fiesta en su casa en la noche del 23 de enero, quiso fanfarronear con uno de sus juguetes. Puso un fusil en su cabeza, asegurando a sus amigos que el arma no estaba cargada, y luego tiro del gatillo, volándose los sesos. Los integrantes de grupo probaron posteriormente a varios guitarristas, pero ninguno de ellos pudo igualar al fantástico Kath.

Textos: Iván Darío Torres G

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados