Revelaran los secretos de Juan Pablo II por medio de una película

68 0

En la cinta, que será proyectada esta semana en el Vaticano, el asesor del Papa, cardenal Stanislaw Dziwizs, relata como un desquiciado sacerdote logró hacer sangrar a Juan Pablo II cuando intentó asesinarlo con una bayoneta durante una ceremonia religiosa en el santuario de Fátima.

Los detalles inéditos de un atentado contra el desaparecido Papa Juan Pablo II en Portugal en 1982 fueron revelados en una cinta basada en las memorias del otrora secretario privado del pontífice.

El cardenal Dziwisz fungió como el secretario privado del Papa durante casi 40 años, incluyendo los 27 de su papado y ahora es el cardenal de Cracovia en Polonia.

Yo cubría el evento para la BBC desde Portugal en el momento del ataque e informé inmediatamente desde Lisboa sobre los rumores de que hubo otro atentado contra la vida del Papa.

Sucedió exactamente un año después de que un pistolero turco, Mehmet Ali Agca, hubiese herido a bala al pontífice en la Plaza de San Pedro en Roma.

Niegan ataque

Esa misma noche, sin embargo, el Vaticano negó formalmente que había habido otro atentado.

Al día siguiente, la televisión portuguesa emitió imágenes del ataque.

Este fue perpetrado por un sacerdote español, mentalmente inestable, que fue arrestado luego de ser sometido por el guardaespaldas del Papa, el arzobispo Paul Marcinkus.

El arzobispo Marcinkus rió cuando le pregunté sobre lo sucedido.

“Uno no puede siempre creer lo que ve en televisión”, me contestó.

El Papa continuó con su gira sin revelar lo de la herida.

El sacerdote atacante, Juan María Fernández y Krohn, fue luego enjuiciado y sentenciado a más de seis años de cárcel por su crimen. Fue entonces expulsado de Portugal.

El Vaticano siempre ha mantenido reserva sobre la salud de un papa en oficio, aunque el gran auge en el interés de los medios sobre los asuntos del Vaticano como resultado de los viajes al extranjero y largo papado de Juan Pablo II – que duró más de un cuarto de siglo – ha conducido a un poco más de apertura que en siglos pasados.

El atentado de Ali Agca en mayo de 1981, que llevó a meses de hospitalización para Juan Pablo, sucedió en la amplia mira de la publicidad internacional.

El Papa era conducido por la Plaza de San Pedro en su papamóvil cuando recibió los disparos.

El Papa Juan Pablo II pocas veces fue reticente en cuanto a los subsiguientes problemas de salud causados por el atacante turco y una vez anunció directamente a las muchedumbres en la Plaza de San Pedro que estaría internándose en un hospital para un control médico.

Pero los funcionarios de la Oficina de Prensa del Vaticano siempre han sido excesivamente discretos con respecto a la información de la salud de un pontífice.

Fuente: Entrada Libre

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.