Ricardo Montaner de regreso a Colombia

Publicado en at 11:45 am
74 0

No ha perdido su forma de hablar fuerte y campechana, de ciudad de provincia y no de capital, y con el dejo del venezolano común de la calle.

Ricardo Montaner sigue sin creer que para triunfar hay que tener las canciones en los tres primeros lugares de las emisoras y que para vender discos hay que contar con una campaña de mercadeo gigantesca. “Llevo seis años sin cantar en Colombia y la gente sigue comprando mi música”, dice.

Ahora vuelve y, en compañía de los colombianos Andrés Cepeda y Santiago Cruz, se presentará el 18, 19 y 20 de noviembre en Bogotá, Cali y Medellín, respectivamente.

Será, según dice, un reencuentro con uno de sus públicos más fieles, para cantar sus canciones de siempre, pero también las de su nuevo disco, ‘Soy feliz’.

Y eso es lo que parece ser Montaner: un tipo feliz. Lleva 28 años en la música interpretando baladas y es de los que se puede jactar de tener éxitos que todavía suenan como ‘La cima del cielo’, ‘Me va a extrañar’, o ‘Déjame llorar’, que incluso interpretó en vivo en la versión colombiana de ‘Yo soy Betty, la fea’.

Montaner también es un tipo al que le gusta ser activista. “Cuando Juanes me necesite de nuevo, ahí voy a estar. Fue mi amigo en el concierto que hicimos en la frontera colombo-venezolana, hace dos años”, cuenta.

En 1993 creó junto a su familia (su segunda esposa y sus cinco hijos, dos del primer matrimonio y tres del segundo) la fundación ‘Hijos del Sol’ (título de uno de sus discos), que promueve campañas de vacunación, alimentación y ayuda a huérfanos.

El resto del tiempo canta y sostiene que “el que se envejece es uno, la música, no. Veo a los jóvenes cantando los temas que canté cuando no habían nacido. Para ellos, por ejemplo, está ‘Soy feliz'”, en el que se refiere a los muchachos con un lenguaje positivo.

El año entrante lanzará ‘Mi vida en vivo’, un disco doble con imágenes de su gira (que empezó en agosto). Es la primera vez que hará un disco de sus conciertos, pues tuvo que esperar a que las editoras liberaran muchas de sus canciones.

Son, en total, 40 canciones “que la gente tendrá como un libro sonoro”. Con este trabajo ratificará la relación con su público, “que no se enfría gracias a la música”, concluye.

Fuente: Eltiempo.com

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados