Se estrena en Colombia la cinta «Rosa de Francia» de Manuel Gutiérrez Aragón

86 0

Érase una vez en Cuba… en cualquier época en que queramos situar la historia. Simón, un hombre tan seductor como criminal, navega en su viejo barco transportando emigrantes clandestinos camino de Nueva York. Los abandona en un islote a su suerte. Siempre actúa sarcástico e impasible, pleno de frialdad.

La Habana, en apariencia… años treinta. Ley seca en Estados Unidos. Contrabando de ron e inmigrantes desde Cuba para satisfacer los deseos de la puritana sociedad yanqui.

Andrés, un joven a la busca de una oportunidad, trabaja para el contrabandista Simón. En una de las operaciones, Andrés es testigo de las malas artes de Simón con su carga humana.

Marie es una joven prostituta francesa que ejerce su profesión no sin cierto placer. Es una joven alocada, que se mueve siguiendo los instintos más primarios, y que ha decidido que su vida debe estar marcada por la sinceridad. Andrés está enamorado de ella y planea llevársela a París para comenzar una nueva vida juntos.

Una patrullera norteamericana descubre al barco clandestino e inicia una persecución sin que le importe violar las aguas cubanas. En un imprevisto tiroteo, Andrés salva la vida de Simón y cae herido bajo las balas estadounidenses.

Simón estará siempre agradecido con el joven Andrés, pese al amor que éste siente por Marie, que a su vez es una protegida del malvado traficante.

El conflicto está servido. Marie y Andrés, la enamorada pareja, intentarán huir de Cuba camino de Nueva York. Simón hará todo lo posible para impedirlo.

Acerca del filme

Manuel Gutiérrez Aragón rodó en La Habana, una película de aventuras, ambientada antes de la revolución y protagonizada por Jorge Perugorría, que comparte planos con el joven actor español Álex González y la aún más joven Ana Celia de Armas, de 16 años.

Gutiérrez Aragón narra la historia de Simón, un pirata moderno, malvado y seductor, y la crisis emocional que produce el enfrentamiento romántico con el joven que le ha salvado la vida, ya que ambos se disputan el amor de una prostituta adolescente.

El cineasta explica que eligió rodar la cinta en Cuba porque “tenía muchas ganas, ya que la anterior (La Vida que te Espera), era una película de los valles sombríos de Cantabria y parece que uno necesitaba secarse e ir al sol y a la luz y al color de esta isla”.

“La película nació con Perugorría dentro”, asegura, al tiempo que expuso que el guionista, Senel Paz, y él mismo “querían escribir un guión sobre un pirata moderno, un hombre malvado y seductor, y siempre contamos con que Perugorría iba a hacer ese papel. Está escrito para él”, afirma.

Para Gutiérrez Aragón, “los mejores papeles que le salen a un escritor son aquellos en los que ya sabe quien va a interpretar lo que estás escribiendo, porque te imaginas sus reacciones y su forma de decirlo. En el caso de Perugorría, como ya sé como va a reaccionar, es un privilegio escribir para él y hacerle un traje a medida”.

Recordó que ya había hecho con él Cosas que Dejé en La Habana (1997), que “es el reverso de esta película, porque aquella era sobre cubanos en España y ésta es sobre un español en Cuba”.

Álex González apareció al final del casting, y lo eligieron porque le iba muy bien el personaje, fuerte, honrado y con un punto de inocencia, además de que el director quería que hubiera un español entre los actores. Asimismo, considera a la actriz cubana Ana de Armas “la sorpresa de la película… casi se eligió ella misma".

"Si quiero volver a rodar en Cuba es sobre todo por los actores, porque me gusta mucho oír como dicen las cosas y el atractivo español que tienen los cubanos", concluye el director español.

Acerca del guión

El director señala que se entiende muy bien con Senel Paz, un guionista que “da mucha verdad a las situaciones de los personajes, algo que pocos guionistas dan”.

Aseguró que su voluntad era hacer una película atemporal. “Cuba es un país colgado en el tiempo, por lo que una cinta que se ruede ahora tendría la misma ambientación que la de Una Rosa de Francia, porque en esta isla los edificios, los coches e incluso los pequeños objetos cotidianos son de los años 50”.

Por todo ello, manifiesta que “Cuba favorecía mis intenciones de hacer una historia que fuera un cuento de hadas, un relato algo mítico, con algo atemporal como son todos los cuentos”.

Gutiérrez Aragón afirma que “al ser un ambiente de los años 50, da la sensación de película clásica estadounidense, pero nada más lejos de mi que hacer un guiño cinéfilo. Hay un sabor clásico de esas películas, pero no es buscado”.

Sobre los actores

Ana de Armas, la intérprete de Marie en Una Rosa de Francia, dice que es la primera vez que se pone delante de una cámara. “Es una experiencia nueva porque hasta ahora sólo había hecho pequeñas obras de teatro en la escuela de arte dramático”.

“A pesar de que tuve que dejar un año la escuela para hacer la película, aprendí y disfruté mucho, lo que más le gustó de Marie fueron sus dos caras: la mezcla de inocencia y sensualidad”.

Por su parte, Álex González explica que cuando le dijeron que le habían escogido “no me lo creí mucho”. Confiesa que le asustaba mucho ser el único actor español y consideró “una responsabilidad enorme batirme en duelo con Perugorría, aunque él me lo hizo muy fácil".

"También me ayudó que Andrés se va a La Habana (Cuba) persiguiendo su sueño, y yo también me fui a La Habana buscando mi sueño", concluye.

Jorge Perugorría asegura que “es un privilegio que Gutiérrez Aragón y Paz escriban un personaje para mi. He hecho ya varios personajes en esta línea de la picaresca y algunos malos, pero ninguno de ellos tiene tantos matices ni me ha dado tantas posibilidades como Simón”, apuntó.

En cuanto a sus dos compañeros protagónicos en el set, señala que la experiencia de trabajar con ellos, “fue muy linda, porque cada vez más los actores jóvenes se toman muy en serio el trabajo del cine, y es increíble el rigor con que trabajan”.

En este sentido, Gutiérrez Aragón apunta que del contraste entre jóvenes actores y veteranos “saltan chispas, y me parece interesantísimo”.

Fuente: Séptimo Arte 

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados