Secretos que trae el mar recibió premios en Sundance, Miami y Cartagena

74 0

“Y quiero decir una cosa más a todas las personas que sintieron la película, se trata de una historia de amor, si lo están dudando salgan del clóset”, fueron las palabras finales de Manolo Cardona la noche que recibieron el premio del público por la coproducción colombo-peruana Contracorriente en el Festival de Sundance, uno de los más importantes del cine independiente. Dirigida y escrita por Javier Fuentes-León, esta cinta pone sobre el tapete el tema de la homosexualidad desde el amor y el reconocimiento al otro.

Estas significativas palabras son el reflejo del compromiso que generó en Manolo Cardona, Santiago, su personaje, un pintor que asumió su condición de homosexual y de lucha por la verdad. “Contracorriente es la primera película latina que toca estos temas y que puede ayudar a mucha gente a dar el paso para salir del clóset y a ser fieles a sí mismos sea cual sea su circunstancia, no necesariamente relacionada a su sexualidad”, afirma el actor colombiano.

La cinta, que se verá en las salas nacionales a partir del 23 de abril, se rodó en Cabo Blanco, Perú, un lugar inmortalizado por las visitas de Ernest Hemingway. En este tranquilo lugar de pescadores se da una tradición que se convierte en el disparador de esta historia. “En este pueblo cuando alguien muere, el hombre más cercano al muerto (padre, hijo, esposo, hermano del difunto) lidera una ceremonia ante todos, donde se ofrece el alma del fallecido a Dios y se tira el cuerpo al mar. La creencia dice que si esta ceremonia no se realiza, entonces su alma vagará sin descanso para siempre”, afirma el director.

Esta particular costumbre es la herramienta que usa Fuentes-León para que la historia secreta entre Miguel y Santiago salga a la luz, a pesar de que Miguel está casado, ama a su esposa y esperan su primer hijo. El riesgo de que su amigo y amante fallecido no encuentre paz en la tumba, obliga a Miguel a afrontar una situación que hubiera preferido mantener en secreto, que hubiera preferido no ver.

Además de una historia controversial y conmovedora —muy en la línea de la exitosa película Secretos de la montaña— la calidad del filme lo ha hecho merecedor del premio del público tanto en el Festival de Cine de Cartagena 2010 como en el de Miami 2010, además de haberse llevado el Sebastián a mejor película de tema.

Además de Manolo Cardona, la cuota colombiana va por cuenta del productor Rodrigo Guerrero, el director de fotografía Mauricio Vidal y de Diana Trujillo, directora de arte. Miguel, interpretado por el boliviano Cristian Mercado y Mariana por la actriz peruana, Tatiana Astengo (Pechuga en Pantaleón y las visitadoras) son los otros dos responsables de hacer de esta película un éxito en los mercados en los que se ha presentado. Con relación al trabajo de rodaje, Astengo afirma que “el rodaje, a diferencia de la historia de la película, estuvo todo el tiempo lleno de risas interminables y tuve la sensación de estar compartiendo con una gran familia latinoamericana, porque había colombianos, venezolanos, mexicanos y, por supuesto, peruanos”.

Todo este equipo logró una cinta que además de calidad técnica tuviera un desarrollo temático que toca fibras sensibles, conflictos contemporáneos; una cinta que quita los velos que en ocasiones están más en la mente de cada uno, que en la misma sociedad.