Sin cantar una sola nota, Britney Spears deslumbró al público de Nueva Orleans

85 0

No cantó, apenas habló y salió al escenario con unos kilos de más, pero en su primer concierto en cinco años Britney demostró que está en camino de recuperar su estatus de princesa del pop.

Enterrando definitivamente su imagen de chica inocente, la cantante ofreció un show adulto y provocativo, luciendo un total de quince modelitos que no dejaban nada a la imaginación y acompañada de bailarines vestidos con máscaras de cuero en la más pura estética sadomaso.

El show, estructurado en cuatro actos, no dejó un momento de respiro al público, mostrando a la cantante en las más diversas y teatrales situaciones: Tras la actuación de las teloneras Pussycat Dolls, la diva saltó a escena ataviada como una sexy dama de circo mientras desde el techo iban cayendo los bailarines.

Durante el tema Piece of me, Britney apareció encerrada en una jaula que fue arrastrada por todo el escenario. Tras caldear el ambiente bailando en una barra de strip-tease, la temática circense del espectáculo se hizo evidente cuando la cantante fue sujeta a todo tipo de trucos mágicos, como hacerla desaparecer y cortarla por la mitad. Durante el polémico tema If U Seek Amy, Britney se dedicó a golpear a sus bailarines con un enorme martillo rosa, y, tras aparecer con un vestido tradicional indio en un escenario Bollywoodiense, la cantante se lo montó con sus bailarines en una orgía simulada. Pero la última sección del show fue la más espectacular de todas: durante el tema Slave 4 U, Britney lució un body metálico y brillante mientras estallaban llamas a su alrededor.

A pesar de la controversia sobre el playback, los críticos están de acuerdo en que el show ha sido un éxito absoluto, marcando a fuego el retorno de Britney a la primera línea del pop.

Fuente: Los 40