sofia-jaramillo-mundos-opuestosHace unos días llegó a su final el reality ‘Mundos opuestos’, donde  la modelo caleña de 23 años se llevó el primer puesto tras haber pasado varias pruebas y soportar la presión social del propio reality. 

Sofía Jaramillo confiesa que toda su vida ha luchado contra los estereotipos en los que la encasilla la gente por su apariencia. “Creen que porque me gusta cuidarme o arreglarme, soy una persona que le toca fácil y que no le toca guerrearse las cosas como a todos”, cuenta esta caleña, quien añade que su principal motivación para entrar a Mundos Opuestos más allá que los 200 millones de pesos, era darse a conocer en el país como una mujer guerrera que lucha por alcanzar sus sueños sin importar los obstáculos.

Persistencia, esfuerzo y tolerancia son las palabras con las que esta mujer de 23 años describe su paso por el reality. Persistencia, porque no importó si estuviera en el pasado o el futuro siempre intentó dar lo mejor de si misma. Las dos zonas las recuerda con cariño y menciona que esta experiencia le sirvió para aprender varias cosas como ser menos exigente con la comida y también ser menos vanidosa. Esfuerzo, porque en todas las pruebas  desde la primera a la última, sin importar los obstáculos, las enfrentó con la misma tenacidad. Tolerancia, porque nunca había estado tanto tiempo con personas que no conocía y tuvo que aprender a convivir con ellos.

ENTREVISTA: “LA VIDA ES UNA LUCHA DIARIA. EN LA COMPETENCIA ES LO MISMO, CADA PRUEBA ERA PARA MÍ UN RETO O UN OBSTÁCULO. ME PROPUSE GANAR Y LO LOGRÉ”.

¿A qué debe ese espíritu de competencia que demostró en el programa?

Viene de la familia Jaramillo, de mi papá. Él es una persona demasiado guerrera, luchadora y eso lo tenemos todas mis hermanas en la sangre. Yo fui allá con un objetivo muy claro y fue ganar. Tuve muchas dudas en un momento en el que luego de una prueba me dio una tendinitis en una pierna, pero siempre di todo por llegar a la final y logré ganar.

¿Qué fue lo más difícil de esta experiencia?

Fue definitivamente la convivencia, estar en esas condiciones con personas que nunca habías visto. No es fácil que te señalen, que te juzguen, que rivalicen y que al mismo tiempo tengas que pasar necesidades y también competir. Siempre intenté entablar una buena relación con los demás participantes, pero a veces había reacciones de la gente que no entendía. De a poco aprendí a conocerlos. A todos los quiero y creo que me llevo algunos buenos amigos y ningún enemigo.

¿Cuáles son esos amigos que se lleva de Mundos Opuestos?

Farina, Ana Lucía, Ana María y Julián Rendón. Sobre todo con él, porque fue mi apoyo incondicional, vivimos una amistad muy bonita. Fue mi parcero allá adentro y sobre todo en el pasado fue la persona que me ayudó más. Los quiero muchísimo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados