Sotheby’s subasta una colección de los dibujos originales de Winnie the Pooh

79 0

Se trata de piezas realizadas en los primeros tiempos de Winnie the Pooh, un personaje protagonista de varios libros del escritor Alan Alexander Milne (1882-1956), posteriormente adaptados por Walt Disney y convertidos en referente infantil para generaciones de todo el mundo.

Se prevé que alguna piezas supere los 91.586 dólares, como el dibujo titulado ‘Winnie the Pooh vivía en un bosque solo bajo el nombre de Sanders’, ilustración que acompaña a la introducción de la primera edición de las aventuras del oso.

El personaje es un oso de peluche que vive en el Bosque de los Cien Acres, en una casa construida dentro de un árbol que tiene un letrero de letras doradas sobre su puerta, en el que dice ‘Sanders’.

El regordete osito naranja casi siempre se encuentra junto a sus amigos Igor, Conejo, Christopher Robin, Búho, Tiger, Cangu, Rito, Puerquito y Lumpy el Efelante.

“Estamos encantados de ofrecer este material en subasta”, dijo Philip Errington, especialista de Sotheby’s en literatura infantil, quien destacó que “las icónicas ilustraciones de Shepard son reconocidas y apreciadas por generaciones de todo el mundo, y por lo tanto deberían funcionar bien en este sector alcista del mercado”.

Además de las ilustraciones, la subasta incluirá varios libros de edición limitada firmados por Milne y un ejemplar de la primera edición de Winnie the Pooh imprimida en EEUU, del año 1926, que incluye un verso del escritor dedicado al ilustrador.

El también británico Milne se inspiró en una vivencia real para crear el personaje de Winnie the Pooh.

Winnie era un cachorro hembra de oso negro que terminó en el zoo de Londres después de que en 1914 un veterinario que formaba parte de un grupo de tropas canadienses con destino a Europa para participar en la I Guerra Mundial se la comprara por 20 dólares a un trampero que había matado a la madre del animal.

El veterinario le puso el nombre de Winnie por su ciudad de origen -Winnipeg- y a su paso por Londres decidió dejarla en el zoo de la ciudad con la idea de recogerla al final de la guerra.

En 1918 volvió, pero Winnie se había adaptado muy bien y decidió dejarla en la capital británica, aunque regresó a visitarla en varias ocasiones hasta que la osa murió en mayo de 1934.

La osa -a la que le gustaba la leche condensada y no la miel como al personaje de ficción-, entabló una relación especial con un niño de 5 años llamado Christopher Milne, a quien los cuidadores dejaban entrar una jaula para jugar con Winnie.

Esa relación inspiró un poema a su padre, el escritor Milne, y posteriormente un personaje universal de la literatura infantil.

Fuente: El Espectador

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados