Stephanie Cayo estudia propuestas para hacer cine

A los pocos meses de empezar a protagonizar La marca del deseo, en el 2007, junto al venezolano Juan Alfonso Baptista, a la peruana Stephanie Cayo se le achacó la ruptura del noviazgo entre este último y la modelo Natalia París.

En su estilo directo, Cayo asegura que solo fueron y serán amigos. Ahora está concentrada en la música al lado del productor José Gaviria, del que también aclara es sólo amiga.

En el momento, estudia dos propuestas de cine y descansa de las grabaciones de Doña Bella, de RCN para Telefutura, en el que fue antagonista.

¿Por qué le dio por cantar?

Siempre canté, pero no pensé que iba a hacer un disco tan pronto. Había recibido ofertas, pero ni el tiempo ni las personas indicadas para hacerlo. Se dio con José Gaviria y es un material divino.

¿Cuándo supo que tenía buena voz?

Desde niña cantar era algo totalmente natural para mí. A veces lo hacía en clases y ni cuenta me daba.

¿Cómo reaccionó ante el fracaso de ‘La marca del deseo’?

¡Uy, a las mil maravillas! Fue lo mejor que me pasó: se vivió y se aprendió. Pero en Estados Unidos marcó lo que se esperaba.

¿Hubo o no noviazgo con José Gaviria?

(Risas) No, no hubo. Hay una amistad muy linda que, espero, perdure varios años.

¿Qué tipo de relación tuvo con Juan Alfonso Baptista?

De amistad, de cariño y hasta ahí digo.

¿Qué haría si se encontrara de frente con Natalia París?

Le diría: ¡Qué bueno verte, tanto tiempo! …

¿Qué tanto sufrió con los rumores que la señalaban como culpable de la ruptura entre ellos?

En realidad, ni un poco. Una relación es y siempre será de dos. Y hay que afrontar las responsabilidades del caso. El que sí me preocupaba era él. La adora.

¿Quiénes fueron su apoyo en ese momento?

Me ha tocado ver hasta ahora que cuando (los medios) quieren creer algo, no hay quién les haga cambiar de opinión. Hasta te tratan de convencer de que sería buena idea. Hay que entender que dos personas pueden trabajar juntas sin involucrarse.

¿Le gusta ser la villana de la trama o prefiere ser la buena?

Me da igual. En Doña Bella no soy villana, Evangelina sufre mucho porque no tiene amor propio.

¿Y luego de la música?

No lo sé. No sé ni qué va a venir mañana. No sé qué habrá para entonces.

¿Qué le hace falta de Perú?

Voy a Perú constantemente, por motivos familiares, y no me da tiempo de extrañar mucho. Y aquí en Bogotá hay muchísimos restaurantes peruanos, así que soy feliz.

¿Qué problemas le ha traído ser bonita?

¿Eso? Ninguno, o muchos. Lo sabré en unos años.

¿Y qué beneficios?

La belleza es un arma de doble filo. Hay que cuidarla y manejarla. Pero si además eres inteligente, te trae más beneficios. En general, todas las mujeres son lindas por donde se les vea.

¿Con qué actor colombiano le gustaría estelarizar?

Si te digo, me meto en problemas, créeme. Pero John Leguízamo estaría bien.

¿A quién no soporta del medio?

A los preguntones. (Risas). La verdad es que no estoy muy metida en el medio, así que no sabría decirte.

¿Qué opina de la infidelidad?

Supongo que todos somos infieles en el fondo, pero la elección es si te expones o no a la situación. Si estoy muy feliz con alguien, no me dan ganas ni de voltear a mirar a otro con ojos coquetones. Y no soy partidaria de hacer lo que no te gustaría que ni en sueños te hicieran.

¿Cuántas veces ha llorado por amor?

Unas pocas, quizás. Por los que vale la pena, los que no, pues ni de chiste.

¿En quién cree?

En mi familia, en la buena comunicación y en el amor.

¿A quién le gustaría robarle un beso?

¿Ahorita? A mi novio. Y luego, quizás a Johnny Depp.

¿Por qué no ha posado desnuda en las revistas de hombres?

No me gusta que se pongan a empelotar a la gente porque simplemente se les da la gana. En mi parecer, no hay ninguuuuuna necesidad. Esa no soy yo.

Fuente: El Tiempo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados