Taliana Vargas: ‘La TV me alborota la adrenalina’

140 0

Taliana Vargas entregó la corona en noviembre pero sigue reinando en el corazón de los colombianos. Ahora se lanza decidida a la actuación; esta vez su propósito será seducir al galán en la nueva novela de caracol. Actriz con corona.

Antes de ingresar al estudio cuatro de Caracol, donde graba algunas escenas para la telenovela Bermúdez, Taliana Vargas aparece radiante frente al espejo del camerino.

Allí, seis manos aceleradas intentan resaltar la belleza que le dio el subtítulo en Miss Universo. Así que no tienen que esforzarse demasiado. La reina que ahora busca espacio en la actuación se ve espectacular.

Vestida con un traje púrpura que deja al descubierto sus largas piernas, está lista para ingresar al estudio. Con su boca pintada de rojo, repite las frases resaltadas en el libreto: “Gonzalo, ¿puedo hacerte otra pregunta?”. Pero no le sale bien, o al menos no tan bien como ella espera.

Sus clases de actuación han sido escasas y es fácil olvidar las pausas que le enseñó el director Andrés Marroquín en los primeros días de febrero. Entonces repite: “Gonzalo, ¿puedo hacerte otra pregunta? ¿Entre Silvia y tú existió, existe o existirá algo más que una amistad?”.

Es la frase típica de una telenovela, pero no le sale ni sensual ni provocadora, tal y como debe hacerlo su personaje, Robin Arzuaga, una coqueta ejecutiva que llega de repente a devorarse la sala de redacción de la revista Hechos. Hace la pregunta demasiado neutra. Le falta intención.

Mientras le forman bucles en el pelo con una pinza eléctrica, Taliana repite y corrige, repite y vuelve a corregir en un intento por no abusar de la paciencia del actor peruano Diego Bertie, con quien dentro de pocos minutos debe grabar una escena.

“Es una chica encantadora -dice Bertie-, vale la pena apoyarla en esta nueva etapa que emprende”. Esta podría ser una frase de cajón si no fuera porque de verdad Taliana es encantadora. No sólo con los actores sino con los demás miembros del equipo de grabación. Saluda y manda besos como si todavía fuera una reina.

Por fin, la acción comienza dentro de un carro, el BMW de Gonzalo Lleras, personaje que encarna Diego Bertie. Son las cuatro y veintitrés de la tarde de un lunes lluvioso y todavía falta mucho para que la jornada termine. Después de 20 minutos, dos correcciones en el texto y cinco tomas, se oye la voz cansada del director: “Okey, la que sigue”. Es más una resignación que una orden. Todos saben que la reina aún no sabe actuar y acuden a la tolerancia.

El cambio de vestuario permite un momento para que Taliana hable de lo que está pasando con su vida. A sus 21 años, la samaria ha hecho una breve pausa en sus estudios, que adelanta en Estados Unidos, para disfrutar de una faceta desconocida: la actuación, un reto más para su personalidad arrolladora, que se hace evidente en los corredores del estudio. A su paso se percibe una corriente de energía que la hace ver más alta, más bonita y sobre todo más segura.

Aunque ya ha transcurrido más de una semana de grabaciones y sólo faltan cuatro días para terminar sus escenas, la gente del set aún se sorprende con su presencia. De vez en cuando se alcanzan a oír algunas frases coquetas que sus enamorados compañeros de trabajo le sueltan entre dientes.

“¡Ay Dios mío!”, suspira un asistente de cámara, y ella sonríe. Taliana transmite ternura y quienes pasan junto a ella tratan de satisfacerla

Fuente: El Espectador