Tiempo final: La nueva forma de hacer televisión latinoamericana

82 0

El 2008 fue un año para estrenos de producciones latinoamericanas, entre ellas, la serie “Tiempo final”, que en la mayoría de sus capítulos fue dirigida por el colombiano Ricardo Gabrielli, graduado de la Universidad de California, en Los Ángeles, donde realizó más de 20 cortometrajes que han sido proyectados en diversos festivales de cine internacionales.

La producción fue creada por el canal por suscripción Fox y fue filmada en alta definición, en 24 cuadros progresivos, bajo la dirección de tres jóvenes directores de cine colombianos (Juan Felipe Orozco, Riccardo Gabrielli y Felipe Martínez) y con una única cámara, dándole a cada episodio un tono cinematográfico.

Las características principales son: tramas de gran suspenso, muchas de ellas con un gran tono policial, alguna dosis de humor, giros y reveses inesperados que hacen que el espectador no adivine el desenlace hasta el último segundo.

Entre los actores venezolanos que participaron en la producción son Jean Paul Leroux y Sonya Smith protagonizando el capítulo el “Falso Cura”,  además María Fernanda León, Juan Alfonso Batista -conocido como el Gato-, Albi de Abreu, Budú, Ruddy Rodríguez y Julián Román.

Con sabor colombiamo

En la producción colombiana, el director Ricardo Gabrielli, se encargo de ocho capítulos en la primera temporada, entre ellos  “La despedida”, “Guía perverso”, y cinco en la segunda temporada, entre ellos  “Tiempo final II”, “Simulacro”, “Mirando”, “El anzuelo” y “Señor juez” en los que trabajó con Pablo Raba.

Para el director cada capítulo es una historia nueva, una película nueva. “Tiempo final” honra a cada latinoamericano y cada quien puede hablar en su dialecto. Las decisiones que toma para darle ese giro de suspenso son los tipos de encuadres. Emplea los picados, que son la vista de la cámara desde la cabeza a los pies de los actores y el contrapicado, desde el suelo hacía arriba.

Explica además, que “más que planos se debe ser consecuente con la historia que se tiene que contar”, afirma. “Los planos abiertos y cerrados van según la historia”.

Via: Eluniversal.com

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados