Timberbrit: la ópera de Britney Spears y Justin Timberlake

Britney Spears va a la ópera!
Britney Spears va a la ópera!

Un compositor estadounidense decidió crear una pieza musical inspirado en la historia de amor entre la princesa del pop y su primer novio.

Britney Spears se caracteriza por ser una fuente de escándalos así como también una usina generadora de ideas. Esta vez, su historia ha servido de inspiración a Jacob Cooper para componer una ópera musical.

La pieza, llamada Timberbrit, es un cuento trágico que imagina a Spears en su último concierto, durante las horas finales de su vida. Timberlake regresa luego de una larga ausencia para ganarse el corazón de Spears, pero al final ella elije el amor del público por sobre todas las cosas.

Cooper comenzó a trabajar en la ópera experimentando con una técnica llamada time-stretching. Usando un software de audio digital, el compositor disminuyó la velocidad de los temas de Spears y descubrió que las alegres canciones pop se volvían inquietantemente trágicas.

Frases como ‘Hit me baby one more time’ tomaban una connotación completamente diferente.

Luego de este proceso, Cooper se reunió con un equipo de trabajo para crear nuevas piezas de música inspiradas en los ‘lentificados’ hits, para lo cual el escritor Yuka Igarashi se basó en las frescas letras de las canciones de Spears -lágrimas, amor, inocencia-.

Como estudiante de un doctorado en Yale, Cooper indagó en los aspectos psicológicos de las óperas tradicionales durante las escenas de muerte, por ejemplo los decesos de los personajes en Rigoletto o en Boris Godunov.

Cooper extendió los límites de esa tradición musical creando una ópera enteramente envuelta en una fatal lentitud de acción. La idea es que en Timberbrit, la prolongada destruccion de Spears amplifique la tragedia de su caída.

La opera se presentó en una muestra en 2008, pero actualmente se está trabajando para estrenar una versión completa.

Mientras tanto, el elenco de Timberbrit grabó un video musical de la canción de Cooper, inspirada en el tema ‘Toxic’

Manteniendo el espíritu de la obra, el video comienza lentamente, con una versión más estirada que la original, que luego es manipulada y da lugar a una canción nueva.

El resultado es una versión destilada de los videos musicales de Spears y de su público, que fuerza a quienes lo observan a meditar sobre la vida de las estrellas del pop y la forma en la que el público las termina devorando.

Fuente: ADNMundo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados