Tom Petty y su fiebre de luna llena

Publicado en at 27/04/2009
91 0
tom-petty2Ésta semana se celebra el vigésimo aniversario de un disco poético y enérgico que conmovió los corazones de Norteamérica…

 

Pocos discos en la historia del denominado heartland rock pueden sorprender tanto como lo hizo Full Moon Fever de Tom Petty, una de las celebridades decisivas del rock urbano de los Estados Unidos. Éste 29 de abril el famoso disco cumple dos décadas de historia y sigue sin perder su apabullante capacidad de asombro. Petty vivió una juventud idílica al son de los sencillos de Elvis, Dylan, los Beatles, Roy Orbison y otras luminarias del olimpo rockero de los sesenta, y para privilegio suyo, tiempo después grabaría junto a ellos en proyectos clásicos como el de los Traveling Wilburys. Toda esa imaginación poética que heredó de sus grandes héroes de infancia impregnó cada uno de sus álbumes, donde coqueteó siempre con lo mejor del rock ‘n’ roll, el folk, y con historias típicamente estadounidenses que tienen que haberle servido de banda sonora a más de un corazón rebelde. Con su efectiva formula de un rock tradicional de tres acordes ejecutado con toda el alma, y con eventuales momentos para la melancolía mientras describe relaciones afectivas en situación de amenaza, Tom Petty atravesó el corazón de muchos con el impacto de una flecha de ballesta.

El disco, producido por Jeff Lynne, y primero que grabara Petty sin recurrir al nombre de los Heartbreakers, comienza con un clásico americano por excelencia: “Free Falling”, la historia simple pero conmovedora de una adolescente gringa de familia tradicional que adora los caballos y la música de Elvis, a quien su novio le parte el corazón; ahora él sufre por dejarla y desea abandonar el mundo por un rato mientras traza su nombre en el cielo. El disco no tiene desperdicio y nunca puedes dejar de oirlo repetidamente por culpa de canciones tan deliciosamente adictivas como “Love is a Long Road”, “Running Down a Dream” o “Zombie Zoo”. Con el emotivo canto de “Yer so Bad”, Petty cuenta con cinismo las accidentadas vivencias matrimoniales de una hermana suya, pero nos advierte que jamás le pasará a él algo parecido. También le rinde tributo a The Byrds, otro de sus grupos favoritos, con una versión del clásico “Feel a Whole Lot Better”. También hay canciones de sobrada aflicción como “A Face in the Crowd”, que relatan la fragilidad humana y la soledad inevitable de aquellos que no dejan de ser simples “rostros entre la multitud”.

Con sus relatos febriles en noches de luna llena, Tom Petty obtuvo un éxito descomunal. El álbum sería certificado como disco triple platino en su época, alcanzaría la tercera posición del Top 200 de Billboard, y más de siete canciones ahí incluídas triunfarían en diversas categorías del mainstream norteamericano. Full Moon Fever sigue siendo hasta hoy la obra maestra definitiva de éste nativo de Gainesville, Florida.

Iván Darío Torres.
 

 

Otros links relacionados