Ya son tres accidentes en el rodaje de la película de James Bond, dicen que es una ‘maldición’

Tres accidentes en cinco días, con el resultado de una persona en coma y otra necesitada de quince puntos. Además, dos Alfa Romeo 159 quedaron fuera de uso y un Aston Martin DBS, valorado en 170.000 euros, destrozado. Unos hablan de maldición y otros simplemente de rodaje gafado

La filmación en el norte de Italia de «Quantum of Solace», la nueva película de James Bond, tuvo que suspenderse la semana pasada para permitir que la Policía investigara las circunstancias del aparatoso choque en el que, durante una persecución, el especialista en acrobacias Aris Comninos dio contra un camión, golpeó luego contra un muro y quedó en coma, del que ya se restablece.

En el rodaje no participaba ni el protagonista de la película, Daniel Craig, ni tampoco el director, Marc Forster. El equipo lo componían una cuarentena de dobles y personal con habilidad al mando del volante para una larga escena de casi quince minutos de persecución automovilística al borde del lago Garda.
 
Uno de los accidentes ocurrió cuando un empleado de Aston Martin conducía uno de los cinco coches deportivos de esa marca de que dispone Eon Productions para la realización de la película. No formaba parte de ninguna escena, sino que era un desplazamiento a una rueda de prensa para promover el filme. El conductor, Dunn Fraser, asegura que no sabe como perdió el control y cayó en el lago.
 
Otro de los percances fue el que afectó a Aris Comninos, un griego experto en acrobacias que ya intervino en una película anterior de James Bond, «Mañana nunca muere», y en títulos como «Salvar al soldado Ryan» y «El ultimátum de Bourne», por el que recibió un premio. Comninos sufrió una fractura de cráneo. Un idéntico Alfa Romeo 159 se vio involucrado en el accidente, pero su conductor, el italiano Bruno Verdirosi, no sufrió heridas graves. Previamente, otros dos pilotos sufrieron también otro accidente. Uno de ellos tuvo que ser atendido en el hospital, donde le pusieron quince puntos en una mano.
Un portavoz de Eon Productions califica de «ridículo» que se piense que la película está gafada o que existe alguna extraña maldición. Pero las calamidades se suceden. Hace una semana murió de un ataque al corazón un ciclista que pasaba por la zona de la filmación y se paró a ver cómo trabajaba el equipo de la productora.
 
Durante el rodaje previo en Panamá, al parecer Craig se magulló las costillas. Y en Chile, el alcalde de la pequeña población de Sierra Gorda, Carlos López, irrumpió con su coche en la filmación en protesta por la presencia de tanta comitiva en su localidad.
 
Fuente: ABC

Otros links relacionados