Desde hace varios días se estaba esperando que la británica alcanzara la cifra, la que se sumaría a una más de las tantas que ha roto con su talento.

20 millones es un número muy alto, y más cuando se utilizan para cuantificar el número de discos vendidos por una artista que apenas tiene 23 años. Adele ha triunfado mundialmente con su segundo trabajo, 21, con el que continuaba lo que empezó en 19, que también tuvo un éxito considerable, pero cuya fama finalmente explotó con el disco del año pasado. Desde entonces ha batido todos los records de ventas, alcanzando cifras impresionantes sobre todo en Reino Unido, donde ya es más vendida que artistas como Pink Floyd.

Esta nueva marca corresponde al número de copias vendidas según Mediatraffic a nivel mundial. Un número que dobla los 10 millones, cifra especial porque solo ha sido superada en los últimos años por artistas de la talla de Amy Winehouse, que lo hizo con Back To Black y Lady Gaga con The Fame.

En España, decir que el último trabajo de Adele es ya triple platino, y pese a que no ha llegado a número 1, lleva meses en el número 2, a la sombra de artistas que venden mucho en el país, como Serrat y Sabina o Bruce Springsteen con su último trabajo.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados