Andrés Calamaro lanza su disco ‘Salmonalipsis Now’

Andrés Calamaro anunció que estará en Colombia el próximo año.

Para Andrés Calamaro, escribir una canción es algo menos que una borrachera satánica. Ese estado particular le permite reírse de todo y si la composición se le resiste, él no tiene problema en renunciar a ella porque otra estará esperándolo a la vuelta de la esquina.

Sin mayores complicaciones compuso hace once años cada pieza de “El Salmón” y explicó que quería nadar contra la corriente. Ahora quiso incluir algunos ‘descartes’ de ese tiempo y los sintió compatibles con el resto del material, así que, otra vez sin desgastarse mucho, publicó “Salmonalipsis Now”, un álbum doble con 54 canciones, todas gestadas durante esa exótica borrachera satánica.

¿Cómo fue su reencuentro con las canciones de “El Salmón” que ahora hacen parte de “Salmonalipsis Now”?

Aunque tengo bastante memoria es imposible recordar exactamente “El Salmón”; es lógico suponer que un disco así no se escucha todos los días. Tengo una memoria selectiva que decide qué cosa olvidar, y me ocurre con las letras de las canciones. Algunos episodios ‘infames’ de las grabaciones ‘no convencionales’ del álbum los tengo olvidados, pero tengo bastante control sobre el pasado. O todo lo contrario.

¿Fue casual o premeditado el reencuentro y le dejó la sensación de haberse encontrado con un viejo amigo?

Fue premeditado, pero tampoco fue un reencuentro, porque la revolución ‘salmontonera’ siempre estuvo en marcha; aun así me dejé sorprender por la intensidad de aquellas grabaciones, todavía hoy me resulta “insólito” haber puesto tanto de nosotros ahí. Es mucho más que uno, o cinco discos. Pensar en un álbum como ‘un viejo amigo’ me parece extrañamente gracioso y valiente.

“El Salmón” se grabó hace once años… además de la parte tecnológica, ‘ha cambiado el concepto de grabación para los discos?

“El Salmón” fue grabado en casetes TDK; en multipistas domésticos que eran obsoletas hace once años, cuando le grabación digital ya estaba instalada. No creo que las grabaciones y la música hayan evolucionado con la misma velocidad y onda expansiva que la tecnología. “El Salmón” y “Snow” son un hermano siamés único.

¿Al escuchar “El Salmón” encontró algo nuevo, algo que hace años pasó inadvertido por su cabeza?

Siempre me sorprende. Es un disco de naturaleza ‘inadvertida’ a pesar de ser un volumen de proporciones extraordinarias.

La portada de su álbum es un lp… ¿le gusta ese formato, qué tiene ese formato que no tiene el cd?

Antes toda la música salía de discos y tocadiscos. Siempre fui aficionado a las grabaciones y los recitales, no soy natural de las discotecas. Mis primeros discos eran vinilos, que son un formato espléndido si hay un equipo de alta gama dónde escucharlos. Yo escucho más la música que el audio, me gustan el cd y el mp3. Quizá sea yo quien haya perdido rango auditivo en los conciertos.

¿Incide también en los contenidos gráficos de sus trabajos discográficos?

Sí, claro… a mi manera también me considero un artista plástico. Este disco resulta en un reencuentro con mi amigo vanguardista, Nico Sarudiansky. El ‘disco ametrallado’, sangrando con los colores de la bandera argentina, ahonda en los conceptos de “El Salmón” y su reencarnación salmonaliptica.

Su disco anterior es “On the rock”… ¿hay alguna conexión entre estos dos álbumes recientes?

Algunos fragmentos de “On the Rock” son ‘salmontoneros’; podrían haber sido parte del repertorio de “El Salmón” perfectamente; aunque algunas tienen mayor familiaridad con “La Lengua Popular”, que también tenía canciones relacionadas con la revolución ‘salmonaliptica’.

Sabemos que va a estar en Colombia en el primer trimestre de 2012… ¿cómo va ser la presentación?

No sé si voy a poder esperar tanto. Confío en que nuestro quinteto es el mejor que sacamos de gira, todos estamos tocando con deseo y comprometidos con el rock de categoría, pero nuestras anteriores visitas también fueron buenas y bien recibidas. Esta vez pondremos énfasis en el concurso de los músicos y espero que el respetable se quede con el recuerdo de seis artistas demostrando lo que saben y pueden hacer.

Fuente: Elespectador.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados