Christina Rosenvinge emerge del subterráneo

91 0

Christina Rosenvinge, de quien no sabíamos nada desde principios de los 90 cuando edito su álbum “Que me parta un rayo” bajo el nombre de Christina y Los Subterráneos, volverá a meterse en el estudio el próximo mes de abril para grabar su séptimo trabajo en solitario, del que todavía se desconoce el título. Esta será su vuelta al panorama musical tras pasar unos años vinculada al underground neoyorkino de la mano de Sonic Youth.El disco, cuya salida al mercado se espera “para antes o después de verano”, según indicó la propia cantante en una entrevista concedida a Europa Press, “será un punto y seguido” de su último trabajo, Foreign Land (2002), un trabajo oscuro. Su nuevo disco, como los dos anteriores, incluirá canciones en inglés y en castellano.

La cantante ultima en estos momentos los detalles de esa grabación y ha iniciado el contacto con el público a través de conciertos de aforo limitado. “Me he habituado a esa sensación de aislamiento con que vivía en Nueva York y me he vuelto muy reservada, quizá como reacción a la época en que fui famosa”, aseguró Rosenvinge.

Rosenvinge, que actualmente reside en Madrid con su pareja, el escritor y cineasta Ray Loriga, explicó que su marcha a Nueva York la motivó la pérdida de su público, tras el fin de sus relaciones con la discográfica responsable de la edición de sus cuatro primeros discos. “Estaba buscando, como un poco a la deriva, una nueva forma para mi música”, añadió la artista.

En Nueva York, donde se unió a las filas de Two Dollar Guitar, la banda que forman Tim Foljahn, Dave Motamed y Steve Shelley -batería de Sonic Youth-, la cantante intentó “aprender desde cero”. “La apuesta era inventarme otra vez y, sobre todo, descubrir cosas nuevas”, aseguró.

De esta experimentación surgió Frozen pool (2001), un disco que se aproxima a los sonidos de la mítica banda que lideró Lou Reed, The Velvet Underground.

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados