Roberto Camargo

Con invitados especiales de Buenaventura, Perú y México, el cantautor colombiano Roberto Camargo lanza su nuevo disco “Remedios de mis amores”, en memoria de su madre Remedios Barros. Así, Camargo nos presentará aquí un recorrido musical que nos traslada a la Guajira misteriosa, mística y mágica llena de leyendas, creencias, colores, sabores, olores y sobre todo sonidos característicos. Un concierto de amigos, emotivo y alegre que se une a “Música a la Casa”, el nuevo espacio musical de La Casa del Teatro Nacional. Único concierto en Bogotá como parte de su gira latinoamericana.

El concierto está compuesto por breves cuentos y conmovedoras canciones (inéditas) que describen con romanticismo, picardía y nostalgia la magia que atesora el Caribe Guajiro. Para el caso, el Caribe Guajiro concebido a través del amor incondicional y la complicidad absoluta de una madre alcahueta y pechichona llamada Remedios y su malcriado hijo único Juglar.

Este concierto es una sentida conmemoración que Roberto, su banda musical y varios artistas locales e internacionales hacen al cumplirse un año de la partida de este mundo de su madre riohachera, Remedios Barros. Tales canciones hacen parte de un disco virtual que los asistentes al concierto recibirán esa misma noche como recordatorio de tal conmemoración.

Una celebración a la vida de este joven músico colombiano, que hace esta única parada en Bogotá, como parte de una gira latinoamericana que ya lo ha llevado a México, Costa Rica y Argentina. INVITADOS ESPECIALES: Mauricio Linares (Narrador Oral escénico. Buenaventura), Jean Marco del Castillo (Cantautor. Perú), Adolfo Ramírez (Rolero. México)

Concierto: Martes 19 de noviembre, a las 8 p.m.

Boletas: $30.000, ubicación preferencial (Incluye EP); $15.000 general

Homenajear a Remedios es homenajear a la Vida misma.

Es levantar la mano por el derecho a conservar la memoria que atesora lo entrañable, insistir en mantener encendido aquel sentimiento planetario que los humanos intentamos descifrar con insistencia y nunca logramos agotar en cada nueva definición que surge en torno a su propia naturaleza: El Amor, este sentimiento misterioso que esculpimos a golpe de llanto y de risa y que asume tan maravillosos y variados vestidos entre la lágrima inicial y el suspiro que antecede al silencio eterno.

Homenajear a Remedios es confirmar la vigencia del lazo complejo y profundo que una madre y su hijo cultivan en su paso por este mapamundi de posibilidades, más allá del imparable caminar de los relojes, es confirmar la vigencia de un lazo enamorado que ignora conscientemente los argumentos de Freud y se recrea en la certeza de antiguas mañanas plenas de besos, abrazos y caricias que dan fe de la fugacidad de una niñez tardía, tan llena de aromas de salitre, rumores de mareas y cantos inmaculados que perfuman los Febreros.

Homenajear a Remedios es asumir en paz el misterio de las despedidas sin promesa de retorno, el deseo sincero de felices viajes a través de cielos, montañas, llanuras y mares plenos de fabulosas y mejores historias que contar y que cantar, la posibilidad de itinerar indefinidamente por paraísos que escapan a la lógica informática porque en si mismos se conciben como lugares capaces de fundir en una sola posibilidad el sueño, la realidad y la poesía. Homenajear a Remedios es homenajear a la Vida misma porque la Vida es una canción que no apaga un funeral.

Fuente: Casa del Teatro Nacional

Otros links relacionados

Panda vuelve a Colombia

Por - 23/08/2011 0
El próximo viernes 26 de agosto José Madero (voz, guitarra y moog), Ricardo Treviño (bajo), Jorge ‘Kro’ Vázquez (batería) y…