La agrupación Heaven & Hell ya está en Bogotá para llenar de rock la noche del martes 5 de mayo

139 0

Un hombre común, no muy agraciado y de escasa estatura, se transforma cada vez que se sube al escenario. Da pasos de gigante y a cada nota alta que alcanza, la gente lo venera como a un dios del metal. En respuesta, levanta una mano y hace con los dedos la señal de los cuernos.

A Ronnie James Dio se le atribuye el vincular aquel gesto que replican fanáticos de todo el mundo en cada concierto de rock. Sin embargo, ha sido el poder de su voz su gran aporte a la historia del género.

Ahora, Dio viene a Colombia acompañado de otras tres leyendas: el guitarrista Tony Iommi, el baterista Vinny Apice y el bajista Geezer Butler, la alineación que compuso la mítica banda Black Sabbath de 1980 a 1982, hoy bajo el nombre de Heaven & Hell. El concierto será este martes 5 de mayo, en el Coliseo Cubierto El Campín.

Pero más allá de la leyenda, el grupo continúa dando qué hablar. El pasado 28 de abril presentó un nuevo álbum, titulado ‘The Devil You Know’, que según los críticos no se queda atrás en calidad con respecto a sus clásicos.

Desde Los Ángeles, Dio habló acerca de lo que será su presentación en Bogotá y rememoró los años gloriosos en los que escribieron la historia del metal.

¿Qué podemos esperar de un show de Heaven & Hell?

Seguimos siendo lo mismo, una excelente banda. Todos nosotros siempre quisimos hacer las cosas de la manera más perfecta posible, no nos gusta dejar a ninguno de nosotros atrás, y ciertamente menos al público. Lo que pueden esperar es un buen combo de músicos. Es un show muy cálido porque amamos a nuestra audiencia. La mayoría serán los clásicos que hicimos en mi época en la banda.

Por supuesto, no haremos las canciones de la época de Ozzy, porque por eso nos llamamos Heaven & Hell, así que no debe haber confusión, que alguien del público pida “hey, toquen Iron Man”, no, no hacemos ‘Iron Man’, no hacemos ‘War Pigs’, porque todo esto comenzó con el álbum ‘Heaven & Hell’ que yo hice. Claro, también incluiremos tres o cuatro canciones del nuevo álbum.

¿Y algo de su carrera en solitario?

No, no tocaremos ‘Holy Diver’, pero la guardaremos para que yo vuelva con mi banda y presentarles todas mis canciones.

‘The Devil You Know’ suena al principio muy clásico y teatral, pero en la segunda mitad es más fuerte y contemporáneo… ¿Fue así a propósito?

El álbum surgió de la forma en que salió. Probablemente sea como dices, pero no es algo que hayamos planeado. Simplemente nos reunimos, todos pusimos algunas ideas sobre la mesa, cosas que habíamos escrito, y dijimos “¡hey, hagamos una canción con eso!”.

Coincido con la idea de que hay algo teatral, porque algunas canciones son para mí como pequeñas mini-óperas, ¡pudieron haber sido largometrajes! Pero creo que simplemente es producto de la forma como escribimos y como somos.

¿Qué recuerda de aquellos años en los que llegó a Black Sabbath?

Ellos llevaban solo 10 años juntos cuando mes les uní. Las cosas no les estaban funcionando muy bien, llevaban dos álbumes que no ‘pegaron’, y era un momento de cambio necesario. Resultó que yo fui esa persona que les trajo el cambio. Me encantaba tocar con ellos, amo la forma en que Tony escribe su música y sus riffs, y la forma en que toca Geezer lo hace uno de los más grandes. Tomamos este reto de tratar de darle a Black Sabbath ese brillo que había tenido antes, y por fortuna el álbum ‘Heaven & Hell’ produjo eso exactamente.

¿Cómo manejan entre Ozzy Osbourne, Ian Gillan y usted ese posible asunto de egos cuando los fanáticos comparan las diferentes etapas de Black Sabbath según sus cantantes?

No creo que existan las comparaciones entre Gillan, Ozzy y yo. Es decir, Gillan (también vocalista de Deep Purple) y yo podemos cantar, e infortunadamente Ozzy no es tan bueno como nosotros. Él puede ser muy bueno en sus propias presentaciones y hace reality shows y ese tipo de cosas, pero como cantante, bueno… Yo soy cantante, Gillan es cantante, Ozzy es un personaje, y no hay nada malo con eso, la cosas que hizo con Black Sabbath son grandiosas. Creo que es prueba de esto que, cuántos álbumes has escuchado de Black Sabbath cuando Ozzy volvió y duraron 12 años, nada. Eso significa que había algo mal en algún lado.

Pero eso no me molesta. Sé lo que soy. No me comparo con Gillan o con Ozzy, sé lo que tengo para contribuir, no tengo un gran ego, no me creo maravilloso, creo que soy bueno pero no maravilloso. Cuando empiezas a creerte eso que la gente te dice estás acabado, porque eres un idiota y tienes que mantener los pies en la tierra.

¿Cómo fue esa experiencia de aparecer como un dios oscuro en la película ‘Tenacious D’?

Fue genial, me divertí mucho. Jack (Black) y Kyle (Gass) son grandes tipos y tan talentosos. Jack es además uno de mis más grandes fanáticos, me ama. También ama a Black Sabbath, pero particularmente ama esa etapa de Sabbath de la época en la que yo estaba, como mucha gente. Él es un tipo muy cálido, obviamente muy gracioso, que además canta muy muy bien, y Kyle toca genial, fue una diversión hacerlo, haría cualquier cosa por ellos.

¿Cómo logró evitar hasta hoy cualquier consumo de drogas y mantenerse tan limpio?

He sido lo suficientemente listo para no meterme en eso. He visto lo que le ha hecho a tantos amigos, gente que ya no está con nosotros o que sí está pero no tiene una carrera nunca más, y tampoco una vida, no quería que eso se metiera en mi vida, probé algo cuando era muy joven pero decidí que no debía seguir.

Usted ha vivido la música durante más de 50 años, antes que muchos… ¿Ve alguna evolución en la música?

Desde los Beatles, Elvis, los Rolling Stones, todo era algo de lo cual aprender a ser un cantante o intérprete de rock and roll, aprendías cómo escribir canciones en esa forma. Luego la música empezó a dividirse en un montón de categorías, en especial en el metal, se habla de speed metal, metal esto, metal lo otro, y eso resulta muy confuso.

En los viejos tiempos, era la gente escribiendo buenas canciones, y una buena canción era una buena canción, no importa cómo la llames o cómo debería ser, pero así es como se ha convertido la vida, todo tiene que darse muy rápido, no tienes muchas posibilidades de ver que alguien se haga muy buen músico y haga un álbum que se haga recordar, porque si no tienes éxito inmediatamente estás muerto, en otros tiempos una banda hacía cinco, seis o siete álbumes para hacerse conocida y ser mejor.

Hoy, si tienes un éxito, debes tener otro para el siguiente álbum o como sea, el sello discográfico se va a deshacer de tí. Claro, eso está cambiando últimamente por los computadores. Esto de la tecnología y la revolución en las comunicaciones tienen tantas direcciones.

fuente: Vive In / Carlos Solano

Comments are closed.