El reencuentro del legendario grupo mexicano ‘Caifanes’

116 0

Cuando Alejandro Marcovich entró al quirófano en julio del 2010 para ser intervenido del cerebro debido a un tumor, jamás se imaginó que esa delicada circunstancia de salud provocaría meses después algo que hasta entonces parecía imposible: la reconciliación con Saúl Hernández y, posteriormente, el reencuentro del legendario grupo mexicano Caifanes, tras 17 años de separados.

Ahora no solo Alejandro se encuentra bien de salud (aunque en revisión médica continua), sino que está a punto de iniciar una gira en forma con Caifanes que los llevará a recorrer varias ciudades de Estados Unidos y México, y quizá, en un futuro, volver a grabar un disco. Pero sobre todo, el guitarrista de origen argentino se encuentra por fin en paz por haber sanado la herida que representaba la enemistad con Saúl, quien en varias ocasiones, a lo largo de esos 17 años de separación, declaró que jamás volvería a pisar un escenario junto con él.

“Tuvo todo que ver con eso (su enfermedad), y en especial la reconciliación entre Saúl y yo, que sin eso no hubiera sido posible el reencuentro de Caifanes, porque la relación entre él y yo estaba fracturada y se había quedado como en un estado de coma. A raíz de mi circunstancia de salud y de la inminente operación de cerebro, él decidió dar un paso y mandarme un correo deseándome que todo saliera bien, cosa que hubiera sido imposible de otra manera, porque él lo había dicho en otros momentos que lo veía imposible, que no tenía ganas de volver a pisar un escenario conmigo, por razones que tienen que ver con una dificultad en la relación personal entre él y yo. Pero por esta situación de salud creo que él sintió la necesidad de dar un paso hacia crear un puente de comunicación, por lo menos deseando buena salud.

“Yo retomé ese puente tiempo después, cuando ya estaba mejorando después de la operación, le contesté su correo, luego él me contestó, y así se fue dando una posibilidad de tomar una relación personal. A fines de noviembre decidimos juntarnos para vernos en persona, cosa que también se veía imposible. Nosotros dimos ese paso porque lo sentimos necesario, y a partir de ahí se dio un efecto dominó: la posibilidad de dar un par de conciertos. Yo me siento muy contento de que se haya dado ese paso, porque yo no quería envejecer dejando esa piedra en el camino. Me parecía muy triste dejar esa relación así sin resolver”, comentó Marcovich en entrevista con Univision Música.

Antes de tu operación y del contacto con Saúl, ¿te imaginaste que volverías a tocar con él en un mismo escenario y como Caifanes?
Por un lado deseaba retomar la relación humana con él; por lo menos resolver esa herida que quedó ahí perdida en el tiempo. Yo no me imaginaba que sucedería, pensaba que sería muy bueno, pero no era una cosa que pensara todos los días, pero sí quería que se resolviera. También pensando en el público y para generaciones nuevas que nunca pudieron ver al grupo en vivo, me parece una gran oportunidad y un regalo. Afortunadamente Caifanes perduró en el tiempo y no solamente es la nostalgia de la generación que creció con Caifanes, sino las generaciones nuevas, chavos que ni siquiera habían nacido cuando Caifanes terminó. Hay muchas cosas por descubrir al interior del grupo,y en su momento ya veremos cómo se desarrolla.

Tras el éxito de los conciertos de Vive Latino y Coachella, ¿resultó obvio al interior del grupo seguir con una gira completa en forma?
Independientemente de esos dos conciertos, que fueron muy exitosos, siento que todos teníamos ganas de hacer algo así. Por supuesto el público no dejó de presionar para que hubiera una gira nacional, eso lo pudimos notar en muchas partes. Entonces más bien la pregunta era, ¿por qué no? Si estamos vivos y sanos, y con ganas de hacerlo, por qué no. Sí era un paso obvio, no estaba planeado de antemano, pero las cosas se fueron dando y ahí estamos. Es algo muy esperado, muy querido, tanto por nuestra parte como por la parte del público.

¿Quedaron ya atrás los egos y las diferencias que en su momento los separaron musical y humanamente?
Ya estamos grandecitos como para darle más fuerza a los egos y a las cosas que en un momento dado nos pudieron haber distanciado, y en este momento estamos tratando de capitalizar lo bueno que tiene cada uno como persona y como músico. Estamos en una actitud sana, reconciliadora. Muchas veces en los grupos por cuestiones de egos y diferencias de opinión, se destruye la relación y no ve uno más allá, y creo que en este momento estamos todos con esa capacidad humana de dejar a lado las diferencias y pensar en lo que nos une.

¿Existe la posibilidad de que graben un disco inédito de Caifanes?
A mí me gustaría, y pienso que al resto del grupo también. Conforme va avanzando la plática entre nosotros y la dinámica grupal, que apenas está volviendo a nacer, se podría dar esa posibilidad. Todos estamos en excelente forma, tanto instrumentalmente como creativamente. No hay un plan específico, las cosas se van dando de a poco, pero me imagino que en la mente y el corazón de cada uno de nosotros está la posibilidad.

Fuente: Univisión.com

Otros links relacionados