Esthercita Forero ‘La eterna novia de Barranquilla’ falleció

Esthercita Forero, la cantautora que más y mejor le compuso a Barranquilla, dejó de existir a las 6:15 de esta tarde en la Clínica La Asunción, luego de librar una tenaz lucha con la muerte desde el pasado 11 de mayo, cuando fue recluida, aquejada, en principio, por una dislocación de su hombro derecho, y luego por un episodio de isquemia cerebrovascular.

Desde entonces, ‘La novia de Barranquilla’ cayó en un estado de sueño profundo, y su pronóstico siempre fue reservado debido a su avanzada edad y el deterioro neurológico. Hoy en la mañana el reporte médico indicó que su estado se había agravado.

Teresa González, nieta de la ya casi mítica artista, dijo que aún no está establecida la fecha ni la hora de sus exequias.

“Fue una figura inmensa de la composición no solo de la ciudad y la región, sino del país. Su sencillez y su capacidad para componer fueron realmente admirables”, señaló el cantante Juan Piña, quien le grabó en la década de los 80 uno de sus temas de mayor trascendencia: ‘La luna de Barranquilla’.

Autora de temas emblemáticos del Carnaval como ‘La guacherna’, ‘Tambores del Carnaval’ y ‘Mi vieja Barranquilla’, Esther Forero Celis había nacido el 10 de diciembre de 1919 en el popular barrio Abajo.

Empezó a cantar desde los 4 años de edad en las tertulias familiares y teatros de la capital del Atlántico.

‘La Voz de Barranquilla’, pionera de la radiodifusión de Colombia, le abrió sus puertas a Esthercita cuando esta tenía 14 años de edad. Después, la artista sería acompañada por reconocidas figuras de la talla de Rafael Hernández, René Touzet, Bimbi y su Trío Oriental.

Como un homenaje publicamos este perfil de una de las mujeres más significativas en el folclor colombiano.

Esthercita sinónimo de La Guacherna

Para los jóvenes, Esthercita Forero es sinónimo de La Guacherna, el multitudinario desfile nocturno indicador que falta una semana para la apertura del Carnaval de Barranquilla, el evento cultural más importante del país.

Ellos -involucrados bajo un disfraz de marimonda o monocuco, o simplemente apostados en una acera– la ven encabezar el desfile, incluso en los últimos años a pesar de los quebrantos de salud, en carrozas alusivas a faroles o a la luna, en referencia a sus alegres canciones.

Y saben que ella, inspirada en los llamados ‘asaltos’ festivos que observó de niña entre los vecinos de su tradicional barrio Abajo y después de manera más organizada en Santiago de Cuba, propuso y es la artífice de ese recorrido -donde ella es la atracción y no la reina del Carnaval– que nació en 1974 y que tiene himno propio, de su autoría, grabada por Los Vecinos de Nueva York:

Faroles de lucero girando entre la noche
La brisa es un derroche de sones cumbiamberos
Locura de colores las calles de Curramba
Tambores de parranda ahí viene La Guacherna
Ahí viene La Guacherna tremenda pa’ gozar
Ahí viene La Guacherna me envuelve en su copaz
La reina de los barrios, la reina del carnaval
Con danzas y mochilas y abarcas ‘e tre puntá’
Pa’ Barranquilla me voy… con la Guacherna!
La Guacherna, La Guacherna, la Guacherna en Carnaval.

Para los adultos, ‘La novia de Barranquilla’, ‘bautizada’ así por el locutor radial Gustavo Castillo García al verla una vez vestida totalmente de blanco para una presentación, es mucho más que La Guacherna. Es, quizás, la persona que más ha dedicado temas musicales a la ciudad donde nació.

“Tengo casi 500 composiciones musicales suyas, publicadas o no, y un grueso número de ellas es alusiva a Barranquilla o a las cosas de la ciudad”, sostiene el investigador cultural Álvaro Suescún, quien en el 2002, luego de casi seis años de trabajo -incluyendo viajes con la artista por Estados Unidos y Puerto Rico–, terminó un libro ya diseñado de 320 páginas, cuyo nombre es obvio: ‘Esther Forero, la novia de Barranquilla’.

“El libro saldrá, por petición suya, cuando ya no esté con nosotros”, agrega Suescún.

El legendario músico Alfredo Gutiérrez, quien grabó tres de sus temas, entre ellos ‘Coquito de agua’, con la agrupación ‘Los caporales del Magdalena’, asegura que “es lo más grande que ha dado Barranquilla como compositora y está a la altura histórica de mujeres artistas de la ciudad como Amira de la Rosa”.

Influencia del maestro

Pero Esther Forero Celis no nació como compositora. La mujer, que vio luz el 10 de diciembre de 1919, empezó cantando a los 4 años, como hija única y abandonada por su padre policía, llevada de la mano de su madre, Josefina, a presentaciones familiares y de amigos, en medio de penurias económica.

Elías Pellet Buitrago, el padre de la radiodifusión comercial en Colombia, quedó impresionado al escuchar a la menuda cantante de 14 años y la contrató para la primera emisora creada en el país, La voz de Barranquilla. De ahí saltó por los pueblos y ciudades del país y, a los 20, programó una gira por el exterior de dos años que se prolongó por casi 10.

Recorrió la Cuenca del Caribe con su compañero sentimental, el poeta Jorge Artel, quien le recomendó no cantar de todo. “Él me habló del folclore y me enamoré del folclore”, reconocería muchas veces. Estuvo en República Dominicana, durante la dictadura de Rafael Trujillo, y grabó el bolero Santo Domingo.

Pero el país que más la marcó fue Puerto Rico, porque allí conoció al Maestro de Maestro, Rafael Hernández, quien se convirtió en su tutor y la recomendó en Nueva York para grabar con la famosa casa Seeco Internacional.

“Él marcó las pautas en mi carrera artística, para después cantarle los temas a mi tierra”, dijo en alguna ocasión durante un homenaje en Barranquilla que le rindieron la Universidad del Atlántico y la caja de compensación Comfamiliar. Antes de irse a Nueva York, el Maestro Hernández le dio un consejo sabio: “escriba música y hará algo grande”.

La luna de Barranquilla

“La primera noche que nevó en mi estadía en Nueva York, en 1951 -le confesó Esthercita a su biógrafo Suescún–, camino a la casa, vio sobre el Empire State, entonces el edificio más grande del mundo, una luna grande y luminosa. Era diferente a la de Barranquilla. Enseguida compuse un bolero llamado ‘La luna de Barranquilla’. Pero no me gustó”.

Regresó a Barranquilla, abrió su espacio radial, compuso temas tropicales relacionados con la ciudad para agrupaciones nacionales e internacionales y recibió el reconocimiento público como gran artista.

“Ese reconocimiento llegó por la exigencia consigo misma, la severidad de sus análisis y la maduración que le da a sus temas”, dice Suescún. “La prueba: 18 años después de aquella noche de Nueva York modificó la letra y en porro compuso la versión final de ‘La luna de Barranquilla'”.

La luna de Barranquilla tiene una cosa de maravilla
La luna de Barranquilla tiene una cosa de maravilla
Ay, esa luna bonita
Esa luna, lunita
Chiquitín, chiquitica
Morenín, morenita

Esas mismas estrofas son las que ha cantado en los últimos meses a dúo en su casa del barrio El Silencio, en Barranquilla, con Juan Pablo Carrillo, su bisnieto de 5 años, hasta antes de ser recluida a la Clínica Asunción, donde permanece en delicado estado de salud desde el 11 de mayo.

“Mamá -dice Teresa González, madre del menor y nieta de Esthercita (es hija de Iván, que murió en 1968. La compositora tiene otra hija, llamada Esther Nouel, quien vive en Miami)¿ ha sido muy dinámica en casa, aún para movilizarse con su caminador. Y aquí, en medio de sus limitaciones, igualmente. Pocas horas después de haber convulsionado, la escuché cantando en la clínica. Tenía la lengua empelotada y no se le entendía, pero comprendí por la música que era ‘Amigos de cualquier lugar del mundo'”.

Y los amigos de cualquier lugar del mundo rezan por ella. “Es excelente persona, una alma de Dios, que jamás está malhumorada y siempre sonríe”, dice el músico Alfredo Gutiérrez. Y también los amigos invisibles, especialmente los barranquilleros, aquellos que observan su estatua en la calle 74 con carrera 43 o quienes abordan el Transmetro en la estación que lleva su nombre (calle 70 con carrera 46). O quienes han escuchado y bailado su música y sabe lo que representa, o simplemente los jóvenes disfrazados que la identifican con La Guacherna del Carnaval.

Fuente: Eltiempo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados