downloadEl gran temor de los artistas y los sellos disqueros desde el momento en que la internet permitió el libre compartir de archivos de audio y otros formatos, ha sido que el impulsar esta clase de acto sería absolutamente perjudicial para el negocio de la música y sobre todo que degradaría drásticamente los ingresos de artistas y la industria en general.

De acuerdo a los datos publicados por el Instituto de Estudios Tecnológicos Prospectivos (IPTS) de la Unión Europea este precepto parece que no es tan cierto y en el tiempo se ha podido determinar que las descargas ilegales, conocidas como piratas y las webs de reproducción online (YouTube, SoundCloud, etc.) no perjudican las ventas de música en formato digital.

Es más, según los datos recogidos por el estudio, se puede decir que logran un “efecto positivo” sobre las ventas de las nuevas vías de consumo como el streaming.

El hecho más importantes es que plataformas como iTunes, Sonora o Music Unlimited son servicios que triunfan entre los usuarios y que desde ya se consideran importantes en el momento de pensar en oportunidades de negocio para empresas, marcas y los mismos usuarios ya que todos están dispuestos a pagar por estos contenidos bien sea con recomendación, tiempo o dinero. 

El informe se ha basado en encuestas a 16.200 usuarios de Internet de Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido recopiladas durante 2011.

Los resultados ”no aportan ninguna prueba de que se produzca un desplazamiento de las ventas digitales” debido a la descarga de música por vías ilegales o por el uso de páginas que permiten reproducir música online sin pagar derechos de autor.

Pero el estudio solo ha analizado el consumo musical en formatos como el MP3 sin tener en cuenta los soportes físicos como el CD o el vinilo, por lo que “deben ser interpretados en el contexto de una industria musical que aún está evolucionando”, han señalado los expertos.

En el caso de España, se ha observado “un número de ‘clics’ en webs de descargas ilegales mucho mayor que en el resto de países”, y se ha situado segundo con el menor número de ‘clics’ en portales que venden música en formato digital, por detrás de Italia.

Las ventas musicales aumentaron un 1.000 % entre 2004 y 2010 en todo el mundo, y en 2011 crecieron un 8% anual hasta alcanzar una facturación global de 5.200 millones de dólares, cifras que demuestran “la importancia de la digitalización de la industria” según el IFPI, la organización que representa los intereses de la industria discográfica en todo el mundo.

Ahora hace falta que los artistas cada vez más confíen en las nuevas empresas que quieren vender sus productos artísticos y que la calidad de los mismos hagan que el consumo siga en aumento. Suponemos que los artistas cada vez más considerarán esta clase de difusión mucho más importante con la salida de esta clase de estudios y que en el tiempo, las nuevas plataformas de distribución de contenidos como redes sociales, aplicaciones de celulares y otros dispositivos disponibles sean mucho más cercanos al usuario y le brinden más ayuda en el tema de acercarse al usuario y poderle vender de alguna manera al usuario el mismo contenido.

Otros links relacionados