Antonio Carmona estará en el 3er Congreso Iberoamericano de cultura

139 0

Aunque es heredero de una reconocida saga del flamenco tradicional, el espíritu gitano de este cantautor español lo llevó a experimentar por los caminos de la fusión. Hoy, es pionero y gran figura del nuevo flamenco, tema del que hablará durante el 3er Congreso Iberoamericano de Cultura, evento en el que también cantará en uno de los megaconciertos, junto a su amiga Rosario Flores.

Antonio Carmona es uno de los mejores representantes del flamenco fusionado con otras músicas, estilo que desarrolló especialmente dentro de las filas del grupo Ketama. Sin embargo, antes de llegar a este mestizaje, era ya un profundo conocedor del flamenco puro gracias a la herencia de su padre, el guitarrista Juan el Habichuela. Antonio continuó la labor de Rubén Dantas y desarrolló una manera flamenca de tocar el cajón peruano.

Tras más de 20 años de trabajo conjunto, más de 1 millón de discos vendidos y 11 discos originales y 2 recopilatorios, los integrantes de Ketama, los hermanos Juan y Antonio Carmona y su primo Josemi, decidieron separarse.

En el 2006, Antonio Carmona lanza su primer disco en solitario ‘Vengo venenoso’, editado por Universal Music, que cuenta con las colaboraciones de La Mala Rodríguez, Juanes y Alejandro Sanz.

En el 3er Congreso Iberoamericano de Cultura, Carmona se presentará con Rosario Flores en el Concierto Iberoamericano que se realizará el sábado 3 de julio, en la Plaza Carabobo de Medellín, junto a Zoé, León Gieco y Aterciopelados. Además, Carmona será panelista en la conferencia ‘Músicas de Iberoamérica: intermediaciones, mezclas y nuevos lenguajes sonoros’.

¿Cómo será su presentación con Rosario en el Congreso?
La puesta en escena será genial, tenemos sorpresas preparadas e interpretaremos algún tema colombiano como reconocimiento a ese país que adoramos y en el que tenemos muchísimos seguidores. Además, estaré en la tarima con una amiga y también colega de la rumba catalana, hija de una importante saga del flamenco como lo es la de los Flores y una persona con la que compartimos esta pasión que llevamos en la sangre.

¿Cuál es el panorama de las nuevas músicas en Iberoamérica?
En Iberoamérica tenemos una voz que nos une, que es el idioma español, y una gran diversidad, todo esto, es materia prima para los músicos. Nuestra tarea es escudriñar en nuestras raíces, explorar con otros tipos de movimientos, de compartir música, de fusionarla con respeto y con el corazón.

¿El protagonismo que tomó el cajón peruano en el flamenco puede ser un ejemplo de los diálogos interculturales que han sucedido en Iberoamérica?
Sí claro. El cajón peruano aunque se inventó en Latinoamérica ya parece flamenco, es un instrumento que nos vino muy bien. Yo grabé muchos discos como percusionista con Ketama, Camarón, Paco de Lucía y Pata Negra, y puedo decir que el cajón le dio una nueva dimensión al flamenco y a los toques de la bulería, la seguiriya, la soleá, es un instrumento muy rico que les agradecemos a los peruanos su invención.

¿Por qué fusionó el flamenco?
El legado que me dejó mi padre fue muy importante. Él, Juan Carmona Habichuela, quien ya tiene 78 años, es un gran guitarrista que hizo historia en el mundo con el flamenco ortodoxo y viajó por muchos lugares teniendo contacto con otras músicas, pero creo que cada quien tiene su camino y el mío era fusionar. Yo he mezclado el flamenco con pop, salsa, música africana y el jazz.

¿Cómo acogió el público español la nueva ola del flamenco?
Nosotros primero nos posicionamos en Europa y así nos ganamos el respeto en nuestro país. La verdad, fue muy difícil hacerse un sitio con esta nueva ola de música flamenca pero gracias a ese estilo único que impusimos, logramos un público joven e incluso muchos artistas ya van también por esa línea en España.

¿Cree que las fusiones pueden llegar a trasgredir un género tradicional?
El respeto y el conocimiento que tenga cada artista a la hora de fusionar es lo principal, pero claro, para eso hay que experimentar, estar abierto y tener mucha conexión con la música.

¿Cuál cree que será el futuro de la música flamenca?
Creo que puede llegar a muchos rincones de América, Europa y Asia, allá gusta muchísimo, pero todavía es una música para un circuito muy pequeño. Creo que con esta nueva generación del flamenco incrementarán los seguidores.

¿Volverá a sus raíces?
Poquitas veces he hecho flamenco puro, quizás algún disco de Ketama. Yo he sido más fusión, he hecho sevillana con ritmos latinos, brasileños, jazzeros, esa es mi manera de concebir la música. La vida me dio una importante herencia musical y yo lE mezclo otros instrumentos, músicos y géneros de otras partes del mundo.

¿En qué está trabajando actualmente?
Acabo de llegar de la India y Egipto, dando vueltas por todos los sitios intentando filtrar música, culturas personajes. En el próximo disco, que sale en septiembre, habrá mucho de estos viajes, hice un video clip con actores de Boliwood y comparto con otros músicos.

Es un disco grabado en los Ángeles, con Gustavo Santaolalla, un productor que ya tiene 3 Grammys en su poder y con quien produje el primer disco.

En ‘Vengo Venenoso’, su primer disco como solista, usted graba junto con La Mala Rodríguez, Juanes o Alejandro Sanz. ¿Cuál es su relación con estos artistas?
Somos amigos y yo he tocado con ellos, por ejemplo, con Juanes estuvimos en una gira por América casi un par de meses. Cuando ellos vienen a España yo les ofrezco un poquito de jamón, un par de tortillas y una copa de vino, y nos reunimos a compartir música.

¿Por qué eligió esa canción para titular su disco Vengo Venenoso?
Creí que era un buen título para contar que venía de vuelta después de Ketama, diciendo como ‘hay veneno para rato’, como cuando uno dice ‘coño sos venenoso’, pero en el buen sentido de la palabra, para referirse que alguien es bueno para contar historias.

Fuente: Ministerio de Cultura