Desde el momento en que Aterciopelados comenzaron a ser parte de la cultura popular colombiana, con mucho tino han sabido mezclar su música con las palabras y frases de moda en la ciudad, de ahí que PLAY, la palabra inglesa para referirse a la acción de tocar un instrumento musical, tenga para muchos colombianos como algo súper mega ufffff o muy bueno y a la vez, afín con quien lo está viendo.

Aterciopelados, la banda emblemática del pasado glorioso de la música pop colombiana, íconos del rock, ¿deben producir un HIT que los vuelva a poner en el mapa? La respuesta es que tal vez esa pueda ser la razón por la que están volviendo, sin embargo, la música ha evolucionado, el oyente se ha especializado, hay hiper oferta, ¿Cómo conectar?

En palabras de Andrea Echeverri

¿Se adaptan…? como hacen ahora, van a componer con míster despacito, analizan targets , tendencias, y diseñan como los profesionales y en el camino se estresan, sufren, le meten veneno … o  B. ¿Se relajan…? JUEGAN , oyen el sonido del silencio y crean un almíbar,  lleno de pura cosa bonita para el oyente, para el que quiera contagiarse, y  siempre que lo oiga, le den ganas de jugar, de poner su cadera en rotación, y si esta darks iluminarse con esta tonada que despega invitando a jugar, play, play, medio future reggae, medio future pop, surrealismo mágico, puros buenos deseos pa` que alegría le haga visita y pa` que le sepa a melocotón.

Con un precioso featuring de la chilena Ana Tijoux, la ´borradolores` , conocida por colaboraciones con Julieta Venegas y Jorge Drexler, y la producción impecable de Cachorro López ; PLAY encuentra su lenguaje visual en Medellín, con sombreros de hongo, bajos acuáticos y vuelos de colibrí, en un video a cargo de 36 grados…


Y recuerde que ‘ser número uno no es mi ambición, quiero un huequito en tu corazón’

Más sobre Aterciopelados

Aterciopelados es una banda vigente y contradictoria. Luego de muchos momentos cósmicos, en el 2018 se alinean las estrellas para que su trayectoria tenga un big bang, un evento bisagra, una reconexión, un paso a un plano superior, es el momento de que olvides nuestro pasado y nos escuches; que te dejes sorprender por algo nuevo, vital, calmado y enfurecido, constructivo y consciente y a la vez crisis irreverente.  

CLAROSCURA (próximo disco) es contradicción pura, es un volcán en erupción y un remanso de paz; es  alegría, esperanza y pesimismo gótico; es arcoíris, vuelo de colibrí y es lamento de mujer, aullido de loba.

Todo esto lleva cocinándose algo así como 28 años, con historias de amor de novela de Corín Tellado, vértigos de rockstar, artivismos  & otras peripecias y la construcción de dos artistas completos, solos o acompañados: Conector y Ruiseñora, Héctor y Andrea. Dos personajes diametralmente unidos por sus diferencias, “dúo dinámico alto voltaje – aunque es distinto nuestro equipaje – no pararemos de crear’”.

Otros links relacionados