reyruiz-500x472

“Nunca sabes qué va a pasar, hasta que pasa el tiempo”, dice Rey Ruiz, y se refiere, claro, a que han pasado 25 años de carrera y él, que llegó a la salsa en un momento en el que fue criticado por letras en exceso románticas, ahora siente que ha hecho camino al andar y sigue asegurando su puesto en el género.

No en vano, Ruiz ha sido un hombre de éxitos. Desde No me acostumbro y Mi media mitad, en los primeros años de su carrera, ha sabido ponerle un sello propio a su música, que incluye una gran orquestación. Además, haberle mezclado a la salsa sonidos de la isla, como el son.

Claro, lo ayudó mucho que hace 25 años llegó a la música con la experiencia de haber pertenecido a la orquesta Riverside en su país, una de las más reconocidas de su país, y a que, desde que tiene uso de razón sabía que se iba a dedicar a esta profesión.

“Muy pequeño cantaba la Guantanamera, a mi manera, pero la cantaba. Tendría unos tres años”, cuenta Ruiz, hoy de 46.

Hoy, presenta su disco número 13, que se llama Estaciones e incluye nueve canciones en las que participaron compositores y músicos de Puerto Rico, Estados Unidos y Colombia, entre otros. Ruiz cuenta que el colombiano Diego Galé fue muy importante en este proyecto, en su concepto.

“Terminar el disco demoró unos dos años, aproximadamente”, cuenta Ruiz, entre escoger las canciones, producirlas y grabarlas. “Y entonces, pasaron dos veranos y dos primaveras y el mismo número de otoños e inviernos, y por eso le puse Estaciones”, afirma.

Regalo, No se da cuenta, Prometiste volver, Esta noche sí (tema del chileno Alberto Plaza y que va en versión salsa y pop), Amor bonito, Algo más que amigos, Tú no te das cuenta y El alma de la fiesta, son los temas que se incluyen en la producción.

Esta última, “habla de la vida del artista, del trabajo que hacemos para la gente”, cuenta el cubano que reside desde hace 23 años en los Estados Unidos.

Un trabajo que para él ha sido productivo y del que se siente orgulloso. Del mismo grupo de salseros románticos con los puertorriqueños Víctor Manuelle y Jerry Rivera, entre otros, hoy, sin embargo, Rivera no siente que haya mucho relevo.

“Está la salsa choque, y se trata de un género que ha gustado mucho y que viene de la salsa, pero que también está muy relacionado con lo urbano. De todos modos, la gente se ha acostumbrado más al reguetón, que tiene mucho que ver con la calle”, comenta.

Graduado del Conservatorio de la Universidad de la Habana, Ruiz siempre ha propendido por la excelencia en sus letras y su música. Y además de la Riverside estuvo en la orquesta Los Dadas. Cantaba en los hoteles habaneros y también en el Tropicana, el más importante cabaret de la isla.

Y un día, en una gira a República Dominicana, desertó. Solo hace cinco años que regresó a su país, que ha visitado dos veces en este tiempo.

La primera, cuenta, para ver a los amigos y la familia y recorrer las calles. “Y fue muy emocionante estar de nuevo en casa”.

La más reciente, fue este año, a grabar el video promocional de Estaciones. “Y cuando entré al hotel Cohiba, donde me hospedé, me encuentro ondeando la bandera de Estados Unidos”, comenta. Eso le pareció bien. “Han sido muchos años de guerra y de alejamiento. Se puede ser vecinos. No soy un político, eso ha sido tema de gobernantes. Pero, repito, podemos ser buenos vecinos”.

Y aunque ratifica que no es político, también habla del proceso de paz de Colombia, que se desarrolla en La Habana. Y lo hace desde su posición de cantante muy querido en nuestro país y dice, por un país que quiere mucho (no en vano, viene al menos tres veces al año, a presentarse en distintos eventos).

“Hay que lucharla. Hay fe y café para lograrla”, comenta Ruiz, que fue bautizado como el Bombón de la salsa hace más de 20 años.

Fuente: Eltiempo

Otros links relacionados