La semana pasada, tras regresar de Australia, el líder de Soulfly fue diagnosticado con una enfermedad llamada parálisis de Bell, que causa inmovilidad de los músculos de un lado de la cara. Este tipo de parálisis, aunque molesto, no es grave y tampoco deja mayores secuelas, así que ninguno de los conciertos venideros de la banda serán cancelados (los más inmediatos son 3 fechas en Brasil, una el día de hoy, y una en Chile).

Respecto a su condición, Cavalera dijo hace algunos días “No puedo parpadear con mi ojo derecho y la mitad de mi cara se siente como si la hubiera golpeado Mike Tyson. Duele demasiado. De todas formas, iré a Brasil. El show debe continuar y esta parálisis de Bell no va a detener a un metalero de cumplir con sus deberes” y agradeció la preocupación de sus fans. No se han reportado dificultades en el desarrollo del concierto en Goiâna, Brasil, así que sería adecuado suponer que el tratamiento de antibióticos al que fue sometido Cavalera surtió efecto y la parálisis ya habrá desaparecido.

La gira actual de Soulfly los llevará por algunos países de Latinoamérica y por Estados Unidos y Canadá. Mientras estén de gira, el 13 de marzo, se lanzará al mercado su octavo álbum, titulado Enslaved.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados