Pablo Alborán en lo más alto de su popularidad en Latinoamérica

271 0

Pablo Alborán, el artista español más grande del momento continúa la gira triunfal ‘Terral’ por latinoamérica.

Pablo Alborán

Pablo Alborán sigue inmerso en plena gira suramericana de presentación de su nuevo álbum “Terral”. Tras los éxitos conseguidos en sus visitas a Bogotá, Quito, Lima, donde colgó el cartel de sold-out, tocaba el turno a Santiago de Chile donde Pablo Alborán llegaba sabiendo que tampoco allí quedaban entradas para asistir a su concierto. El teatro Caupolicán de Santiago de Chile presentaba un aspecto inmejorable para el esperado encuentro. Lleno absoluto, o sea 3.500 entradas vendidas desde hace muchos días, y una gran expectación hacían presagiar que aquella velada no era una velada cualquiera.

Y ya en la recta final, es la apoteosis, con la interpretación de Por fin, la muy emotiva Gracias, Despídete y Vívela. En total son dos intensas horas de concierto que permiten comprender por qué Pablo Alborán ocupa ese destacado lugar de honor en el panorama musical latino.

El cantante malagueño, arropado por los seis músicos que lo acompañan en esta gira, un repertorio a toda prueba que le ha situado en lo más alto de las listas de popularidad en España y la mayoría de los países suramericanos como Colombia. Pablo Alborán se muestra irresistible desde los primeros compases. Apoyándose básicamente en las canciones de su último disco (“Terral”), sus conciertos arrancan con una enorme fuerza. Y es que canciones como “Esta permitido”, “La escalera” o “Pasos de cero” son toda una garantía. Desde un primer momento se establece entre el músico y el público una suerte de emoción contagiosa que va en aumento a medida que la música va ganando intensidad. Apenas transcurrido el primer cuarto de hora del recital, parece que hemos alcanzado lo más alto. Y, sin embargo, lo mejor está aún por llegar.

Pablo Alborán

Pablo acaba presentando una a una todas las canciones de “Terral” aunque, como es lógico, en distinto orden. Y, de vez en cuando, parece regocijarse rescatando de sus dos anteriores trabajos esas composiciones que todos quieren escuchar. Es cuando suenan “Desencuentro”, “Caramelo”, “El beso”, “Perdóname” o “Te he echado de menos”, entre otras, unas veces con toda la banda y otras en una atmósfera íntima propiciada por un tramo acústico en la mitad del concierto.