Andre Rieu interpreta el waltz de Sir Anthony Hopkins en Viena

Por - 21/04/2014

Cuando se es virtuoso, todos los sentidos se disponen en favor de esa virtud, de ese don con el que nacimos o que adquirimos con algún entrenamiento. Es decir, aunque el artista quiera ser simpático o virtuoso, su propia creación será su castigo o su regalo a la humanidad, léase reggaeton y otros “artistas” pop