Es normal escuchar, de algunos amantes del whisky, que es un pecado mortal mezclar esta bebida con el hielo. Estos rumores se extienden además a otras múltiples formas de tomar este legendario licor y se convierten en verdades para algunos. Incluso, no permiten que una persona pueda disfrutar de su whisky como más le gusta.

Foto Whisky hielo

Colombia es un país tropical, con diversos climas y con un alto consumo de whisky en zonas costeras donde actualmente una de las maneras más tradicionales es tomar whisky con hielo debido al intenso calor. En otras zonas como el centro del país e independiente a su clima, también es muy común ver esta práctica.

Pero ¿dónde nace esta teoría?, según Alejandra Pombo, experta en licores de la firma Grant´s y actual directora de mercadeo de la casa William Grant and Sons,  “siempre  se  relaciona el whisky con Escocia ya que es el pionero en la fabricación de este licor y  es el país donde se producen los mejores whiskies del mundo. Allá el whisky se toma puro y uno de sus usos más comunes es utilizarlo para calentarse, por eso no le agregan hielo y menos en ese clima. Esta es tal vez una  razón por la cual se generaliza que la manera correcta es tomarlo puro. Es una buena práctica pero no indica que tomarlo con hielo esté mal y no significa que se dañe”.

Al incluir hielo en el whisky se desatan algunos cambios pero no negativos. Los sabores indudablemente se tornan más suaves cuando este se derrite. Hay que aclarar que el agua no daña el  whisky. Luego de salir de las barricas donde se madura y al llegar al embotellado, es mezclado con agua. Al salir al mercado, el whisky trae una concentración de licor del 40% y un 60% de agua. Esta es la concentración ideal que  desde  tiempo atrás  se ha consolidado como punto ideal en el whisky para resaltar de la manera correcta sus bondades y sabores, incluirle más agua no es lo ideal para no variar su concentración de alcohol.

Uno de los puntos más importantes es que al usar hielos pequeños, este se derrite y   vuelve el whisky más aguado disminuyendo su composición ideal, por esa razón la recomendación más importante es usar cubos de hielo grandes que se derritan más lentamente, enfriando el whisky pero  no aguándolo.

La mezcla con hielo entra dentro de un gusto particular, los gustos varían de persona a persona. Muchos amantes del whisky prefieren sentir de manera más suave sus múltiples características, mientras que otros prefieren retar su intenso sabor y tomarlo puro.

Un ejemplo es el Whisky Sherry Cask,  reconocido por tener la finalización de su proceso en barriles que antes contuvieron jerez español. Este tipo de whisky de la firma  Grant´s, normalmente genera unos intensos aromas y sensaciones al paladar con elementos como la canela, anís estrellada, frutas secas confitadas como duraznos, almendras, nueces y pasas, características que no se pierden y que a pesar de una mezcla con hielo siempre perdurarán.

Para Alejandra Pombo de la Firma Grant´s, “esta práctica no se puede catalogar como falta de conocimiento, o como una práctica de personas que no saben tomar whisky. Simplemente es una manera más de disfrutar un licor legendario, es una decisión personal y de gusto. Usar el hielo es una decisión personal, eso sí, sin olvidar que el agua si puede desvanecer características fuertes atractivas para el paladar”.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados