Gilberto Santa Rosa deleitó a los colombianos en un concierto privado

99 0

El caballero de la salsa brindó un espectáculo privado para no más de 300 personas donde reunió a sus más cercanos colaboradores y a todos aquellos que han hecho posible cada una de sus visitas a Colombia. Preámbulo de su nuevo álbum Contraste.

Nadie se imaginó que el pequeño auditorio del Gimnasio Moderno de Bogotá se convertiría en el escenario perfecto para que el Caballero de la Salsa, Gilberto Santa Rosa, impregnara el ambiente de color y sabor.

Su voz, después de 31 años de vida artística, sigue siendo el ingrediente ideal para las congas y las trompetas. Él, impecable de pies a cabeza, salió al escenario para explicar el por qué de un concierto empezando la semana “quería un espectáculo para mi familia”.

Los once de su banda también hicieron los suyo y con la canción “Yo no te pido” abrieron un espectáculo que logró sobreponerse a un auditorio que al principio parecía frio y sobrio. El color vino de la mano de la música.

“Está es una noche especial. Por qué puedo brindarle a la gente más cercana lo único que se hacer”, decía modesto entre cada una de las canciones.

Cada melodía no merecía más preámbulo que el sonido de algún instrumento para que aquella audiencia casi que improvisada captara de inmediato y empezará a corear al cantante.

“Mi música es esencialmente romántica y tengo pocas canciones felices. La esencia del latinoamericano es sufrir por amor”, dijo.

Además de ser el cantante de las cosas tristes, Santa Rosa se declaró feminista. “Ellas ven las cosas diferentes, aman distinto. Si el mundo fuera dirigido por mujeres, todo sería más bonito”, agregó mientras sus músicos preparaban la siguiente canción. Aunque el repertorio ya estaba escogido, el público siempre terminó teniendo la última palabra.

El artista aprovechó la cercanía con el público para contarles que su nuevo disco es el resultado de uno de sus más grandes caprichos: reunir en compactos distintos su música salsera y en otro, sus baladas románticas.

“Contraste”, como bautizó a su nueva producción le permitirá, según él, cantar por las mañanas la salsa que sube el animo y acompañar por la tarde “a esa hora donde el cuerpo ya quiere descansar y relajarse”.

“Conteo regresivo” y “No te vayas”, son algunas de las melodias presentes en la nueva producción discográfica.
Cuando el final parecía inminente y el Caballero ya había rememorado algunas anécdotas en Colombia, llegó “El idiota”.

La interpretación del desaparecido Polo Montañez obligó a los asistentes a pararse de sus sillas. Santa Rosa no tuvo más remedio que poner el micrófono a disposición de un auditorio que cantaba a grito entero.

Con “Sombra Loca”, Gilberto se despidió no sin antes recordar que en Colombia siempre estará parte de su corazón. “Este es un país que en los malos, regulares y buenos momentos siempre ha estado del lado de la salsa. Eso siempre se lleva en el alma” y se perdió entre las luces y la música, como quién deja la puerta abierta para seguir esperando mucho más del gran Caballero de la Salsa.

Fuente: El Espectador

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados