Gracias a la nominación al Grammy, Gusi & Beto graban su segundo álbum

104 0

Es como si Gusi & Beto hubieran nacido hace un año, de la mano de la canción La Mandarina, que se convirtió en éxito juvenil y los puso en el mapa de nuestra música.

El efecto no se vio solo en listados y contrataciones para el grupo, los llevó a ser escogidos como Embajadores del Medio Ambiente, a firmar con Sony BMG y a gozar de su primera candidatura al Grammy en la categoría vallenata.

Sin embargo, su historia se remonta a seis años atrás. Gusi y Beto se conocieron en el bar La Bombonera, en Usaquén (Bogotá). Se presentaba un grupo en vivo y cada uno iba por su lado. Los presentaron diciéndoles: él canta y él toca. A la semana siguiente Gusi tenía una parranda y llamó a Beto para lo acompañara con el acordeón. Y siguieron encontrándose. Dos años después formaron el grupo y esperaron otro año antes de grabar.

“El álbum salió hace año y medio -cuenta Beto-. Pero la primera canción salió hace dos”. Y la vida les ha ido mostrando que el éxito llega por etapas y la diferencia la notaron en el pulso del público. No fue igual subirse a la tarima del Festival Vallenato el año pasado (cuando se bajaron sin pena ni gloria) que subirse este año, cuando los aplaudieron como estrellas.

“La primera vez pensamos que estábamos preparados -recuerda Beto-. Pero si la gente no oye las canciones en la radio y no las ve en televisión no responde. No nos sentimos mal porque sabíamos que ser artista no es fácil, uno puede llegar a tocar y la gente no le presta atención a quien no conoce. Uno lo hace cuando ve artistas nuevos en los bares”.

Por lo mismo, en este momento, aunque las puertas están abiertas, el dúo es consciente de que faltan ciudades de Colombia por conquistar y donde, posiblemente, enfrentarán el mismo proceso. “Así es la música. Saber que no te conocen en todos lados y quetienes que trabajar mucho”, agrega Beto.

Sobre el sonido que les ha dado reconocimiento, Gusi afirma que todavía siguen buscándolo. “Encontramos canciones buenas y bonitas, con las que nos sentimos identificados, porque es importante que en el momento en que uno grabe, toque o cante estésintiendo lo que dice. El estilo se fue dando. La Mandarina se parece un poco a Dime. Pero todavía estamos en el camino de encontrar un sonido propio, manteniendo los clásicos caja, guacharaca y acordeón, haciendo un poco de fusión en percusión con ritmos del Caribe”.

Por lo pronto, Gusi & Beto preparan la grabación de su primer álbum con Sony BMG. “La disquera es como un apellido que debe llevar un artista -dice Gusi-. Siendo independientes nos dimos cuenta de lo difícil que es. Entendimos el trabajo que hay detrás. A lo mejor si hubiéramos ido en coche toda la vida, o desde el principio, tal vez mañana cuando no tengamos respaldo no sabríamos qué hacer”.

Por ahora, se concentran en la producción de su segundo álbum y qué mejor impulso que su nominación al Grammy Latino, en la categoría de vallenato/cumbia. “Estos seis años nos sirvieron para conocer gente de todo tipo, para abrir camino -dice Beto-. No nos esperábamos todo lo que ha ocurrido y sabemos que hemos sido afortunados porque hemos visto el proceso de otros artistas”.

Fuente: El Tiempo

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados