“Si el río hablara…” es una pieza teatral que explora el fenómeno de la violencia en el mundo campesino y cómo los ríos se convirtieron en su principal y trágico escenario.

"si el rio hablara"- Teatro La Candelaria

Cuenta la historia de cuatro personajes; La Mujer, una madre que busca a su hija desaparecida, El poeta, un hombre extraño y atormentado que ofrece su ayuda en la búsqueda. La Devota, mujer rezandera que habla con los muertos y los rescata de las aguas y El rivereño, que representa al testigo silencioso que todo lo ha visto.

Si el río hablara, recoge un fenómeno cultural muy interesante que por razón de la violencia paramilitar y las masacres, se empezó a presentar en las riberas de los ríos de Colombia. El artista Juan Manuel Echavarría lo recreo en un su obra sobre los “muertos de agua” es decir, víctimas que fueron lanzadas a las aguas y que a pesar de la prohibición de los grupos armados de tocar o desviar sus cuerpos, fueron rescatadas y puestas en cementerios artesanales, generalmente por mujeres de las riveras. De allí los actores del Teatro La Candelaria, empezaron a perfeccionar una historia que hablara no sólo de la ocurrencia misma del fenómeno, sino de qué sentiría la propia víctima en ese trasegar.
Así lo explica el actor y director de la obra César “Coco” Badillo:

“Queremos traer a escena toda la memoria de Puerto Berrío, aquellas imágenes de las tumbas que nos mostró el artista plástico Juan Manuel Echavarría, rendirle un homenaje a la memoria de ese pueblo. Para nosotros fue muy importante el encuentro con este artista y los videos que nos mostró de los procesos que tienen las tumbas; cómo cambian, todos los días las pintan, llega una señora y les cambia el nombre.Es decir, detrás de esta obra hay un hecho cultural muy interesante y es la relación de los pueblos de Colombia con sus muertos”.

Durante una hora 15 minutos, el público será testigo de una obra donde el río es el protagonista, para lograr esa atmosfera, la joven artista Mónica Bastos, directora de arte, eligió ramas, objetos y diversos efectos audiovisuales:

“Hemos querido representar la humedad de la casa donde vive la Devota, la mujer rezandera que recoge los muertos, por medio de unas paredes altas con rastros de mucha humedad, como si el agua no hubiera dejado de entrar por mucho tiempo. Igualmente el espacio en ocasiones se abre hacia atrás, para que se pueda percibir el flujo del río desde el escenario hacia el público, allí vemos aparecer en escena los muñecos de trapo (que representan las víctimas) que van saliendo del fondo, y lentamente, ayudados por los actores, van acercándose al público como traídos por las aguas del río hasta la orilla del escenario.” Concluye Bastos.

El director también afirma que la obra no será la misma que se vio en el mes de marzo durante su estreno, pues han tenido la posibilidad de presentarla en diferentes escenarios y con distintos públicos:

“Esta obra ha ido en cambio permanente, incluso cada función trae elementos nuevos, es una obra que busca dejar una reflexión profunda, dejar muchas preguntas y eso lo hemos logrado con el público, algunos nos dicen que la obra les dejo una sensación de desazón, unos muestran desacuerdos, otros se quedan pensando en el trabajo plástico. En fin, queremos usar todos los recursos que nos da el arte para contar este cuento, sin victimizar ni salvar a nadie y sin confundir al público” Concluye Badillo.

EN TEMPORADA
“Si el río hablara…”
Jueves 11 de Septiembre – sabado 13 de septiembre
Días: Jueves a sábados
Hora: 7:30 pm
Boletas: en la taquilla del Teatro
General: $24.000
Estudiantes: $12.000
Dirección: Calle 12 Nº 2 – 59
Teléfono: 2 814 814
Reparto: Alexandra Escobar, Nohra González, César Amézquita, César Badillo
Dirección: César Badillo
Música: Edson Velandia

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados